miércoles, 20 de enero de 2010

La Vanguardia Edición del domingo, 02 enero 1916, página 14

Esta mañana se ha constituido el nuevo Ayuntamiento con asistencia de los concejales señores Geis, Solá, Vallhonrat, Pont, Colomer (A.), Surralles, Piera, Utset, Dalmases, Mauri, Soler, Albiñana, Colomer (J,), Argemí, Blasi, Almirall, Ullés, Cabos, Arch y Ventalló.

El salón de sesiones presentaba magnífico aspecto, luciendo la iluminación, de las grandes solemnidades, estando invadido por gran número de ciudadanos que querían presenciar el acto.

Presidió el concejal señor Sola, por ser el que tenía mayor número de votos; procedióse a la votación del alcalde, resultando elegido por 19 votos y una papeleta en blanco, don José Ullés Jover, reelegido, por haber desempeñado dicho cargo en dos bienios anteriores.

Por el mismo número de votos fueron elegidos, primer teniente de alcalde, don Ramón Pont (reelegido); segundo teniente, don Federico Albiñana (reelegido); tercer teniente, don José Piera; cuarto, don Francisco Soler, y síndicos, don Salvador Utset y don Antonio Colomer.

Los señores Pont, Piera, Albiñana y Soler, han dado las gracias a sus compañeros por la distinción de que han sido objeto, haciendo propuestas de colaborar y trabajar en bien de esta ciudad.

El señor Ventalló y Vintró ha dicho que habiéndose visto honrado con los votos de sus electores, estaba completamente libre de compromisos de partido, que al aceptar el cargo, su deseo era de concordia para trabajar todos unidos en bien de Tarrasa y que felicitaba al señor alcalde por el sacrificio que representaba al aceptar nuevamente un puesto de tanta importancia y que estaba al lado de sus compañeros para hacer obra patriótica y gestión administrativa.

El alcalde popular, señor Ullés, dijo que no podía corresponder a la confianza que inmerecidamente, habían puesto en él al elevarlo nuevamente al primer puesto del Ayuntamiento para que realizase una obra provechosa en pro de la ciudad, pero que, no obstante, sus deseos eran de corresponder con toda su buena voluntad al desarrollo de los muchos proyectos que han de convertir nuestra ciudad en una de aquellas poblaciones bien administradas, tratando de solucionar el problema sanitario, por considerarlo muy provechoso, siendo ésta la razón más poderosa que le hacía desempeñar de nuevo la alcaldía.

Saludó a los nuevos compañeros que han de ayudarle en su labor, a toda Tarrasa y a la prensa, alentándola para que su alta misión sea la pauta del resurgimiento de nuevas ideas para hacer la obra común, que ha de redundar en provecho de nuestra ciudad querida.

Levantándose seguidamente la sesión, acordándose que las sesiones de primera convocatoria en lo sucesivo se celebran los miércoles.

-Alas