sábado, 23 de noviembre de 2019

La Vanguardia, Edición del sábado, 07 marzo 1936, página 7


Ayer empezó la vista por el atraco y asesinato de un pastor en Viladecaballs.

Ante el Tribunal de urgencia de la Sección cuarta, que se constituyó en la Sección primera, por ser la de mayor capacidad, empezó a verse ayer por la mañana la causa instruida contra José Aixá Porta, Antonio Cortes Casas, José Gener Tort, Manuel Roca Torrents, Fernando Restoy Martínez, María Dolores Castellanos Morales, Antonio Nasarre Solans y Antonio Castellanos Morales, procesados como supuestos autores del atraco y homicidio del pastor Joaquín Boldú.

Ocuparon el banquillo de los acusados los seis primeros procesados, ya que los dos últimos están declarados en rebeldía por haberse fugado de la cárcel de Tarrasa el 15 de diciembre último.

LOS HECHOS

Según la relación fiscal de los hechos leída en el acto del juicio, Joaquín Boldú, tratante de ganado cabrío, hospedóse, en compañía de su hijo Joaquín, en el Hostal Rich, conocido vulgarmente por el «Hostal del Fum», del término municipal de Viladecaballs, donde había vendido unas treinta cabras del rebaño que llevaba consigo. Enterados de esta circunstancia y puestos de acuerdo los procesados José Aixá Porta, Antonio Cortes Casas, José Gener Tort, Manuel Roca Torrents, Fernando Restoy Martínez, María de los Dolores Castellanos Morales, Antonio Nasarre Solanas y Antonio Castellanos Morales, concibieron el propósito de robar a Joaquín Boldú las cinco mil o seis mil pesetas que suponían poseía por la venta de aquellas cabras. Los procesados, según aquella relación de hechos, convinieron con José Aixá, lavaplatos del «Hostal del Fum». que les avisaría el día y hora en que padre e hijo se marchasen, y asimismo convinieron en que Aixá informaría detalladamente hacia dónde se dirigían y el recorrido que hicieran. Vigilado constantemente el Boldú por Aixá, supo éste que en la madrugada del día 21 al 22 de junio de 1935 saldrían padre e hijo conduciendo el resto del rebaño por la carretera de Viladecaballs a Olesa de Montserrat, lo que comunicó a los demás, y éstos, en cuadrilla, armados con pistolas y revólveres, para cuyo uso no tenían licencia, aprovecháronse de la noche para seguirles, y en el lugar conocido por el «Pico del Policarpio», sitio solitario y lejos de Viladecaballs, les alcanzaron. Eran cerca de las dos de la madrugada. Joaquín Boldú sujetaba una de las cabras, mientras su hijo la ordeñaba. Aprovechándose de esta circunstancia, los procesados les dieron la voz de «manos arriba», y mientras uno o dos de los malhechores se dirigían contra el hijo, apuntándole con pistolas, los demás dispararon contra su padre, que intentó huir por la carretera. Según se especifica, Castellanos y Nasarre fueron los que hirieron al desgraciado Boldú en el muslo izquierdo, seccionándole la vena femoral. Otra herida le causaron en la parte izquierda del abdomen, que le perforó el intestino, causándole la muerte. Luego se apoderaron de la cartera que llevaba y en la que guardaba unas 1.200 pesetas. Al hijo le sustrajeron un monedero con dos pesetas. Cometido el hecho, los atracadores se dieron a la fuga, siendo detenidos unos días más tarde.

CALIFICACIÓN DEL FISCAL

El fiscal, en su escrito de conclusiones, califica el hecho como constitutivo de un delito de homicidio, robo y tenencia ilícita de armas, con los agravantes de despoblado, premeditación, nocturnidad, en cuadrilla y abuso de superioridad, circunstancias que elevan el delito al grado de asesinato, por lo que solicita para cada uno de los procesados la pena de muerte.

INTERROGATORIO DE LOS PROCESADOS

Dada la gravedad de las penas solicitadas por el fiscal, el Tribunal hubo de formarse con cinco magistrados.

A la vista asistió bastante público, sin que de todas maneras se llegara a llenar la sala. Después de la lectura de la relación de los hechos, y antes de empezar el interrogatorio de los procesados, el letrado señor Fernández Ros, defensor de dos de los procesados, pidió a la presidencia constara en acta su protesta por infracción de normas jurídicas en las diligencias de reconocimiento de los detenidos practicadas en la cárcel de Tarrasa, donde estuvieron presos los procesados.

A continuación, empieza el interrogatorio de Antonio Cortes. Niega su participación en los hechos. Contestando a preguntas del fiscal, dice no conocer a ninguno de los que con él ocupan el banquillo, asegurando que la primera vez que les vio fue en la cárcel. Afirma que el día de autos se lo pasó en casa de su madre política construyendo un gallinero, que al atardecer riñó con su madre política por haberle dicho que estaba cansada de mantener a un vago y que abandonó la casa, dirigiéndose a Barcelona en busca de trabajo. Asegura que dos días más tardo, continuando sin recursos regresó a Tarrasa, solicitando a un mozo del tren que le dejara viajar. Dice también que de la estación se dirigió directamente a su casa. y que en ésta estaba solo, ya que su esposa se había ausentado. Continúa afirmando que, sintiendo frío, se acostó, y que más tarde oyó que un tal Martínez le llamaba. Asegura que al día siguiente se peleó con el tal Martínez, manchándose la camisa de sangre, manchas por las que ahora se ve inculpado de otro hecho.

El fiscal termina su interrogatorio preguntando nuevamente:

—¿No es más cierto que todo esto que ha explicado, que usted, junto con todos los que están en el banquillo, el día 21 de junio atracó al cabrero?

—No, señor. No es cierto —contestó enérgicamente el procesado.

Contestando a preguntas de la defensa, dice que conoce a Aixa desde que lo vio en la cárcel, y que sabe que es epiléptico porque en la cárcel sufrió algún ataque.

—Diga usted —insiste el defensor—: ¿además de ustedes, cuántos individuos más había en la rueda de presos cuando se efectuó el reconocimiento?

—El padre de Aixá y otro —afirma el procesado.

A continuación, se levanta a declarar José Aixá.

Tiene el aspecto de mozo de labranza y parece idiotizado. Habla precipitadamente y tartamudea. De mirada incierta, impresiona por la exaltación que en sus ojos se nota. El fiscal pregunta:

—¿Conoce usted a los que se sientan a su lado?

—No, señor —contesta rápidamente Aixa. Y sin hacer ninguna pausa, precipitadamente, tartamudeando, explica lo que hizo el día de autos.

No los he visto nunca a éstos —afirma—; yo estaba de lavaplatos en el «Hostal del Fum». Entraba a las ocho de la mañana en la cocina y no salía hasta, la noche.

—¿Es cierto —insiste el fiscal— que días antes del 21 de junio se le acercara a usted alguno de éstos para preguntarle si había en el hostal algunos cabreros que tuvieran cabras?

—No, señor. No es cierto. No he tenido nunca otros compañeros que mi padre y mi hermano. No he conocido antes de ahora a nadie más.

—¿No es más cierto —continúa preguntando el fiscal— que usted la noche del 21 de junio oyó cómo Joaquín Boldú decía que quería marcharse a la una de la madrugada y avisó a los demás?

--No, señor. El día 21 de junio, a las diez y media de la noche, yo ya estaba con mi padre, y de su lado no me moví hasta el día siguiente, por la mañana, para ir a trabajar.

—¿Y las dos pesetas que tenía usted, de quién eran? —dice el fiscal.

--Las dos pesetas las gané trabajando. Porque yo sólo he ganado pesetas trabajando —afirma Aixa--. El día antes había llenado dos lavaderos de agua de un vecino y me pagó con dos pesetas.

Según las diligencias sumariales, Aixa, al confesarse cómplice del hecho, aseguró que Roca era uno de los complicados. En el acto del juicio, contestando a preguntas del fiscal, dice que antes de ahora no conocía al Roca, y que si le señaló como partícipe de un hecho que él sólo conoce por referencias fue porque se vio constantemente amenazado y coaccionado.

Contestando a preguntas de la defensa, refiere nuevamente cómo ganó las dos pesetas que se le encontraron, y asegura que fue amenazado para que inculpara a Roca y a los demás.

El letrado defensor le pregunta si le dan ataques epilépticos, a lo que contesta afirmativamente, y añade:

—¡Ojalá me diera uno aquí mismo y me quedara, muerto!

Declara a continuación José Gener. Asegura no haber participado en los hechos que se le imputan y refiere detalladamente cómo invirtió el tiempo el día de autos. Hace protestas de inocencia, asegurando que es un hombre honrado y que le repugna el crimen y el robo. Dice que el hecho de que es hombre pacífico lo demuestra el ejemplo de que, estando sin trabajo, se dedicara a criar conejos, y que el día de autos lo pasara en el campo buscando hierba para los animales. Contestando a preguntas de la defensa, asegura que, en la diligencia de reconocimiento practicada en la cárcel de Tarrasa, cuando habían formado la rueda de presos todos los procesados, más el padre de Aixa y otro, oyó cómo alguien indicaba al procesado Aixa, que es el que debía reconocer a los presos, a los dos que debía, señalar, entre ellos a él misino. Afirma que tuvo gran sentimiento al verse señalado como supuesto autor de un hecho tan repugnante. José Gener, que ya es de cierta edad, habla en un tono grave y gesticula enérgicamente.

—Soy inocente —asegura—, y pido que se me ponga en libertad, porque me la, merezco. El día en que huyeron los presos de Tarrasa, pude huir; pero, seguro de mí mismo, no lo hice. De aquella forma sabía, que cargaba con la culpa de un delito que no he cometido y que me repugnaba. Soy inocente —terminó diciendo.

Declara a continuación Manuel Roca. Dice conocer a Gener y Restoy de vista y a Nasarre por ser vecino. No frecuenta ningún café. El día de autos asegura que fue a dormir a su casa entre nueve y diez de la noche. Dice que un vecino le vio entrar y que no abrió más la casa hasta las cuatro y media de la madrugada, hora en que se levantó para dirigirse a trabajar. Asegura no haber tomado parte en el hecho que se le imputa.

—Entonces —pregunta el fiscal—, ¿por qué intentó suicidarse estando en la cárcel?

—Por remordimiento, pero no por haber cometido este hecho del que me inculpan, sino por haber señalado a dos individuos tan inocentes como yo; sólo por miedo. Después de haberlo hecho, me avergoncé de mí mismo e intenté poner fin a mi vida.

Algunos días después de haberse cometido el robo que se nos atribuye, fui detenido y llevado a la Comisaría de Policía. Allí me encontré con un tal Pascual, al cual subían y bajaban con mucha frecuencia. Me preguntó si sabía por qué estaba detenido, y le contesté que no. El me aseguró que lo sabía, y que era por un atraco. Yo le dije que no podía ser, pero cuando noté que cada vez que bajaba presentaba mayores señales de haber sido apaleado, me entró un miedo horroroso y perdí el control de mi voluntad. Cuando me interrogaron me confesé autor de un atraco imaginario en compañía, culpando a otros dos tan inocentes cotilo yo. Después el remordimiento me consumía, y por ello intenté suicidarme.

Contestando a preguntas del letrado defensor, dice que unos días después de haberse confesado autor de aquel atraco imaginario fueron puestos en libertad los que había denunciado, extremo que confirma su declaración.

—Y con referencia al atraco y muerte del pastor Boldú, ¿acusó usted a alguien? —pregunta el defensor.

—No, señor —contesta rápidamente—; no he acusado a nadie por este hecho, ni podía hacerlo porque no lo conocía. Nunca supe nada de este atraco. Tengo dos hijitas a las que quiero mucho. (El procesado no puede continuar y llora amargamente.)

Declara a continuación la mujer procesada. Se llama María Dolores Castellanos, muchacha de unos veinticinco a veintiséis años, robusta. Viste de luto y habla con serenidad.

Contestando a preguntas del fiscal, asegura no conocer a ninguno de los procesados. Niega, asimismo, que recibiera ninguna carta de su hermano para que preparara los testigos. Refiere cómo se efectuó su reconocimiento en la rueda de presos, y asegura que oyó cómo decían a Aixa que dijera que era ella la mujer que buscaban.

A continuación, es interrogado Fernando Restoy.

Contestando a las preguntas formuladas del presidente, dice que ha estado preso una vez por el asalto al Ayuntamiento de Tarrasa, cuando los sucesos revolucionarios del 6 de octubre.

Asegura que la noche de autos estuvo hasta las doce en casa de un tal Ballart, y que después entró en el interior para jugar a las cartas hasta las tres y media de la madrugada. Después marchó, con un tal Dena, hacia su casa.

Niega que escribiera ningún mensaje para esconderlo en el tapón de una botella, como aseguró la policía. Asimismo, niega haber tomado parte en los hechos que se le imputan, haciendo protestas de su inocencia. No conoce, tampoco, ningún detalle del atraco y homicidio del pastor.

LA PRUEBA PERICIAL

Comparecen a continuación los peritos médicos, prueba esta solicitada por la defensa y el fiscal. Declaran cuatro médicos psiquiatras.

Manifiestan haber observado durante largo tiempo al procesado Aixa, dictaminando en consecuencia que se trata de un deficiente mental, con histeria-epilepsia. Según los peritos médicos, esta dolencia causa al paciente amnesias que le hacen irresponsable de cuanto pueda decir. Es irresponsable, aseguran, como lo sería un niño de doce años. Su deficiencia mental, producida, por la histeria-epilepsia, le predispone a. agrandar las cosas que ha visto y a idear cosas que no haya visto.

Contestando a preguntas de la defensa, los peritos aseguran que todos los deficientes mentales son fácilmente sugestionables. Dicen también que no se puede dar crédito a unas declaraciones prestadas por un enfermo de esta naturaleza dos horas después de haber sufrido un ataque. El epiléptico es siempre, en mayor o menor grado, un irresponsable, aseguran los médicos, pero lo es totalmente cuando está bajo los efectos de un ataque, y que duran mucho más de dos horas.

LA PRUEBA TESTIFICAL

Empieza la prueba testifical con la declaración de Augusto Castell, empleado de la cárcel de Tarrasa.

Contestando a preguntas del fiscal, asegura que en su presencia no se coaccionó a Aixa para que reconociera a determinados procesados. Aclara que no estuvo presente en la totalidad de la prueba.

Francisco González, empleado también de la cárcel de Tarrasa, dice que estaba franco de servicio el día en que se realizó la diligencia de reconocimiento en rueda de presos, por lo que no sabe nada de lo que en ella ocurrió.

A continuación, presta declaración José Gascón, director de aquella cárcel.

Contestando a preguntas de la defensa, dice que presenció en una ocasión cómo Aixa sufría un ataque de epilepsia, por lo que su padre estaba con él.

Es llamado a continuación Joaquín Boldú, hijo del cabrero que resultó muerto al ser atracado. Viste de luto y se muestra muy apenado. Representa unos veintiséis años de edad

Contestando a preguntas del fiscal, dice que se, trasladaron a Tarrasa para vender cabras, hospedándose en el «Hostal del Fum» unos catorce o quince días.

Dice que alguna vez concurría al café del hostal, pero que no conocía al Nasarre. Únicamente conocía a Aixá, por ser el lavaplatos de la fonda, pero nunca tuvo amistad con él. Relata cómo vendieron veinticuatro cabras, y que la noche de autos no vio salir a nadie del caté del hostal. Padre e hijo, con el resto del rebaño, se dirigieron por la carretera hacia Olesa.

Explica cómo por la noche su padre dio el recado al dueño de la fonda de que lo llamara a las doce y media o a la una para levantarse y emprender el camino. Dice que no se fijó si cuando su padre daba el recado al dueño de la fonda estaba el lavaplatos cerca de ellos como para poder oír lo que decían. Cuando salieron por la carretera con las cabras, su padre le dijo que era preciso que ordeñara una que iba excesivamente cargada, parándose en un lugar cercano a Viladecaballs para hacerlo. Solo recuerda haber visto pasar un individuo en bicicleta. Mas tarde, estando ordeñando la cabra, su padre vio venir un grupo por la carretera, luciéndole a él que sacara una cabra que se había metido por un viñedo, pues los que venían podían ser guardianes y les multarían.

—Yo me separé de mi padre —continúa diciendo— para espantar aquella cabra, mientras él se quedaba aguantando la que estábamos ordeñando. Entonces se acercaron los de aquel grupo, que se dividieron en dos. Unos se dirigieron hacia el lugar donde estaba yo y los otros contra mi padre. Nos dieron el alto y exigió ron a mi padre les diera cuánto dinero tuviera. A mí me quitaron el monedero, en el que llevaba únicamente dos pesetas. Mi padre hizo ademán de defenderse, y los atracadores le dispararon sus pistolas, hiriéndole gravemente.

Cuando se marcharon, me acerqué al lugar donde yacía mi padre, el cual me preguntó si me habían hecho algo a mí. Al contestarle que no, me dijo: «A mí me han matado.» Asustado de lo que ocurrió, fui corriendo al pueblo en demanda de auxilio. Encontré a los mozos de escuadra, a los que expliqué lo ocurrido y nos auxiliaron.

El hijo de la víctima termina su relato entre sollozos, renunciando las defensas a su interrogatorio en atención a su estado de ánimo.

En un momento de su relato, el presidente preguntó a Joaquín Boldú si reconocía entre los hechos. No reconoció a ninguno, diciendo que dada la oscuridad de la noche no pudo fijarse en nadie.

Declaran a continuación Francisco García y Saturnino Montserrat, los cuales explican su intervención en el esclarecimiento del hecho y cómo practicaron las primeras diligencias.

Francisco Arajueta, agente de vigilancia, da cuenta de cómo se practicó el servicio, que terminó con la detención de todos los supuestos complicados en el hecho.

Jaime Burrull, dueño del «Hostal del Fum», manifiesta que tenía empleado en su casa a Aixa, aun sabiendo que se trataba de un anormal, por compasión y por ser amigo de su madre. No cree que estuviera presente cuando el cabrero le dio la orden de despertarle a la una de la madrugada.

Explica en qué circunstancias la víctima del suceso le encargó que le llamara y cómo no lo hizo porque a las doce, cuando todavía no se había acostado, encontró a Joaquín Boldú, que se disponía a marchar.

Asegura que el cabrero partió a las doce y cuarto en dirección a Olesa, y que quince minutos más tarde marchó de su establecimiento el Nasarre, en compañía de un tal Tonet y Castro. Los tres tomaron dirección opuesta a la del cabrero.

Terminada la declaración de este testigo, el presidente de la Sala suspende la vista hasta las diez de la mañana de hoy, en que continuará con la prueba testifical.

L’Acció, dissabte 7 de març de 1.936 pàg. 2


LA MORT DE LA FILLETA D’UN ESTIMAT MATRIMONI.

Als tres mesos d’edat, quan ja els seus pares li havien dedicat tot llur amor, morí ahir després de curta malaltia, quasi sobtadament la nena Nuri Almirall i López, filla dels joves consorts, bons amics nostres, en Joan i Maria.

Aquesta tarda, a les 3, s’ha celebrat el sepeli civil de cadàver de l'infant. Acte funerari que s'ha vist molt concorregut per les múltiples amistats dels dissortats pares, als quals expressem el nostre més sentit condol, extensiu a l’avi de la nena difunta, l’amic Isidre Almirall, conseller d’Esquerra de l’Ajuntament.

VISITES A L’ALCALDIA.

Ahir, estigueren al despatx de l’alcaldia, per tal de complimentar el primer magistrat de la ciutat, el tinent coronel de la guàrdia civil, senyor Joan Aliaga, acompanyat del tinent del mateix cos que presta el seu servei a Sabadell.

Havien vingut a Terrassa amb motiu de l’assassinat de Joan Solsona.

En absència del senyor Morera, els complimentà el senyor Palet i Martí, que en aquells moments ocupava l’alcaldia.

CURA DE REPÓS.

Per tal de restablir i afinar la seva salut quelcom crebantada, passa uns dies al Pirineu el nostre estimat company, oficial de secretaria de l'Ajuntament, en Francesc Jofresa.

Desitgem que li provi força.

EN PRO DE L’HOMENATGE A LA VELLESA.

Per tal de poder intensificar la campanya a profit de l’obra d'homenatge la Vellesa, el conseller regidor d'Assistència Social, senyor Domènec Armengol, ha convocat pel proper dilluns, a les vuit del vespre, a totes les entitats de la localitat, perquè assisteixin a una reunió magna que es celebrarà al saló de sessions.

CONCERT DE DISCOS A L’HOT CLUB.

Demà diumenge, al migdia, Hot Club oferirà una emissió especial de música de jazz, en discos, a fi de presentar al públic la radio-gramola que la mencionada entitat ha adquirit.

L'acte tindrà lloc en l'estatge de l'entitat, Rambla d'Egara (Restaurant Terrassa) i en el mateix seran presentats discos escollits de música sincopada.

L’entrada al local serà lliure començant l’acte a les dotze en punt del migdia.

NOVA JUNTA.

En la reunió general darrerament celebrada per l’Agrupació Fotogràfica de Terrassa va ésser nomenada la nova Junta Directiva composta dels següents senyors: President, Miquel Llobet; Vice-President; Joan Rusca; Secretari, Joaquim Cardús; Comptador, Valerià Querol; Tresorer, Josep Duran; Vocals, Frederic Ferreri; Joan Ramoneda, Salvador Castillón, Claudi Altisent.

Laboratori: President, Frederic Ferreri; Vocals. Gaietà Barba, Artur Ribas i Salvador Castillón.

Crónica Social, sábado 7 de marzo de 1.936 pág. 2


VISITA DEL CUERPO DE BOMBEROS DE IGUALADA A NUESTRA CIUDAD.

Mañana domingo, llegará a nuestra ciudad, el alcalde de Igualada y un consejero regidor de aquel Ayuntamiento, acompañados de una Comisión del Cuerpo de Bomberos, a fin de efectuar una visita de estudio a nuestro Parque de Bomberos.

Con tal motivo, de diez a doce de la mañana, se efectuarán pruebas del material delante de las citadas autoridades funcionamiento, como demostración de la sirena de alarma.

El que se hace público para general conocimiento.

EN EL CÍRCULO TRADICIONALISTA.

Mañana a las cinco de la tarde, terminada la función cuaresmal de la parroquia del Santo Espíritu tendrá lugar en la entidad tradicionalista una espléndida representación teatral a cargo de la Sección de la casa, que pondrá en escena la celebrada comedia de Coca y Vallmajor "Gent d'ara". Por fin de fiesta será representado el bonito sainete; "Felicidad eterna".

Pueden adquirirse las localidades en el mostrador del café de ja entidad y en la taquilla antes de la función.

MULTA.

Nos ha sido hoy notificada una multa de 200 pesetas que nos ha impuesto la Alcaldía por no haber llevado a la censura el remitido que publicamos el día 5 del corriente.

SARDANAS.

El "Foment de la Sardana"" de esta ciudad mañana empezará a dar principio a uno de sus proyectos que es el de celebrar las audiciones de sardanas en local cerrado a beneficio de sus asociados, tal como se había hecho ya en años anteriores. Por tanto la audición que se celebrará mañana, tendrá lugar al espacioso patio del cine Retiro, situado en la calle Pantano y empezará a las doce del mediodía:

La cobla "Antigua Terrassa" ejecutará el siguiente programa:

"Bona Festa", Vicenç.
"Besalú”, Mercader.
"Mariona", Molins.
"L'hostal de la Parra", Rossell.

En el local social, como de costumbre de once a doce de la mañana se efectuará la enseñanza de sardanas.

REUNIÓN DEL PATRONATO LOCAL DE "HOMENATGE A LA  VELLESA”.

El Consejero de Asistencia social don Domingo Armengol ha convocado a todas las entidades y corporaciones de la Ciudad para una reunión que tendrá lugar el próximo lunes a las ocho para recabar la colaboración de todas ellas a favor de la obra social que realiza dicho Patronato. Se ruega a todas las entidades que en el caso de que alguna de ellas no hubiese recibido por omisión involuntaria el correspondiente oficio se dé por Invitada.

AVISO A LOS SOCIOS DEL CÍRCULO TRADICIONALISTA.

Nos ruega la Junta directiva de esta entidad que la misa de Comunión General que el segundo domingo de cada mes se celebra en la Iglesia del Convento, la correspondiente al presente mes queda aplazada hasta nuevo aviso.

DE INTERÉS PARA LOS INDUSTRIALES Y COMERCIANTES.

La Cámara Oficial de Comercio e Industria de esta ciudad hace público en que según comunica el Centro Oficial de Contratación de Moneda las demandas de crédito autorizadas con anterioridad al 15 de enero y que no hayan sido utilizadas, queden sin efecto.

AGREDIDO.

Guillermo Castellón de 50 años de edad, con domicilio en la casa número 8 de la calle de Prim, ayer a la una del mediodía fue asistido en el Dispensario de conjuntivitis en los ojos y equimosis, a consecuencia de una discusión que degeneró en riña de la que resultó con las lesiones dichas el Guillermo Castelló. Del hecho se ha dado cuenta al Juzgado de Instrucción. El denunciante trabajó como deshollinador con los señores Odina, Ventura y Rabal. Los denunciados como autores de las lesiones son un hermano del señor patrono Odina y un hijo del señor Rabal, Ambos han sido puestos a disposición del señor Juez.

EN EL CENTRO SOCIAL.

Además de la extraordinaria cinta "Hombres del mañana" que se proyectará en el Centro Social mañana domingo tarde y noche, se pasará por la pantalla Una divertida cinta cómica de la pequeña y simpática artista Shirley Temple.

viernes, 22 de noviembre de 2019

El Dia, edició dissabte 7 de març de 1.936, pàg. 2


DESPRÈS DE L'ASSASSINAT DE LES CARBONELLES.

Contra el que ahir anunciàvem, no pogué practicar-se l'autòpsia al cadàver de Joan Solsona Isolda, mort com se sap, per uns desconeguts, al camí de les Carbonelles, cap a les Martines.

Per tant, no s'han pogut comprovar certes suposicions existents que amb l’autòpsia poden comprovar-se i donar llum, per a l’esbrinament de tot el succeït.

La referida autòpsia s'haurà realitzat segurament aquesta tarda, al Dipòsit Judicial, pel metge forense senyor Cadafalch.

El jutjat d'instrucció i la guàrdia civil i policia, prossegueixen les seves diligències, havent-se practicat ahir, algunes minucioses revisions al lloc del fet, guardant-se silenci sobre els resultats obtinguts.

DETALLS DE LA CAUSA PER L'ASSASSINAT DEL CABRER JOAQUÍM BALDÓ.

Ampliant la informació que ja en donàvem ahir, en la secció telefònica, detallarem un xic més la vista d'aquesta sensacional causa, motivada per l'assassinat del cabrer Joaquim Baldó, practicat la nit del 21 al 22 de juny últim, a la carretera de Viladecavalls.

Segons l'apuntament del fiscal, la víctima, acompanyada del seu fill Joaquim, estaven a Terrassa, dedicats a la venda de cabres i s’estatjaven a l'Hostal del Fum; En aquest local es trobaven els processats, els quals creient que el Baldó portava unes quatre o cinc mil pessetes, producte d'uns negocis, determinaren matar-lo, cosa que practicarem al lloc esmentat, a les 3 de la matinada, en presència del seu fill, quan el Baldó volia fugir per no lliurar-los els diners.

Els assassins robaren al pare unes 1.200 pessetes i al fill li prengueren un moneder, amb 2 pessetes. 

Aprecia el fiscal l'agravant de nocturnitat, en quadrilla i superioritat, sol·licitant per a cada processat la pena de mort.

Les defenses neguen que els seus defensats siguin els autors del fet, i sol·liciten l’absolució.

Els processats passaren a declarar, negant la seva culpabilitat i afegint que si es declararen culpables fou a causa dels maltractes rebuts.

Desprès d'una declaració dels metges sobre l'estat del processat .Aixá, rentaplats que era de l’Hostal del Fum i que segons sembla fou el que avisà els altres processats per a poder perpetrar el crim i que ha culpat als altres d'haver pres part en el fet, foren interrogats els empleats de la presó local August Castell. Francesc González i el director de la mateixa, els quals no aporten dades d'interès i també declarà el fill de la víctima que feu un relat dels fets que emocionà al públic.

Acabada la seva declaració, el Baldó es posà a plorar i sols fent un esforç, a instàncies del president, mirà els processats, no reconeixent-ne cap.

Després de prendre declaració d’algunes de les autoritats que intervingueren en els fets, que tampoc no donaren detalls interessants. vist l'avançat de l'hora, el president suspengué la sessió que haurà estat represa aquest mati. a les deu.

DEMÀ, DURANT UNES PROVES DEL MATERIAL DELS BOMRERS, FUNCIONARÀ LA SIRENA D'ALARMA.

Demà, diumenge, arribarà a la nostra ciutat, l’Alcalde d'Igualada i un Conseller Regidor d'aquell .Ajuntament, acompanyats d'una Comissió del Cos de Bombers, per tal d'efectuar una visita d'estudi al nostre Parc de Bombers.

Amb aital motiu, de 10 a 12 del matí, s'efectuaran proves del material davant les esmentades autoritats, funcionant a via de demostració, la sirena d'alarma.

El que es fa públic per a general coneixement.

El Diluvio, edición del 7 de marzo de 1.936, pág. 12


En Les Martines de Les Fonts se comete un crimen.

EL SÚBDITO BRASILEÑO MUERTO A BALAZOS.

A primeras horas de anteayer noche circuló por Tarrasa la noticia de que había sido cometido un crimen en un lugar, donde se hallaba el cadáver de Juan Solsona Elizalde, de cuarenta y siete años, súbdito brasileño, que llevaba larga residencia en Tarrasa. Vivía en la actualidad en la calle de Mataró, 90, primero primera. Había pasado dos años en Lérida, de donde regresó para fijar definitivamente su residencia en Tarrasa.

El cadáver presentaba cinco heridas producidas por arma de fuego: dos en el corazón, una en la cabeza, una en el bajo vientre y otra en el escroto.

Juan Solsona había desempeñado el cargo de sereno en la Sucursal del Banco de Bilbao.

El muerto salió de su casa el día 4, a las siete y media de la tarde. Dijo que iba a realizar unos recados y que volvería pronto.

A una de sus hijas le recomendó que fuese a buscar leche y que la hirviese enseguida, ya que su demora sería corta.

Contra lo que había dicho, no regresó en toda la noche, produciéndoles esto, gran inquietud a sus deudos, que sólo volvieron a saber de él cuando el Juzgado les notificó el hecho.

La guardia civil ha dado varias batidas por aquellos alrededores, sin encontrar rastro.

Se tiene la impresión de que los móviles del crimen ha sido una venganza.

Se ignora quienes son los autores del hecho.

La Libertad (Madrid. 1919). 7/3/1936, página 7.


Vista de una causa por el atraco a un ganadero. ─ EI fiscal solicitó la pena de muerte para los seis procesados

Ante el Tribunal de urgencia ha comenzado la vista de la causa contra José Aijas Portus, Antonio Corti Casas, José Gener Tort, Manuel Roca Torres, Fernando Restoy Martínez, María Dolores Castellanos Morente, Antonio Nazarés Solón y Antonio Castellanos Morante, acusados de haber asesinado, con objeto de apoderarse de 1.200 pesetas que tenía, al negociante en ganados Joaquín Boldú, en la noche del 21 al 22 de Julio último, en la carretera de Vila de Caballs.

En el banquillo no se sentaron los procesados Antonio Nazarés Solón y Antonio Castellanos Morante, que lograron fugarse de la cárcel de Tarrasa, donde estaban encarcelados, el día 15 de Diciembre último.

El fiscal apreció el hecho de asesinato en cuadrilla, con la agravante de nocturnidad, y solicitó para cada uno de los procesados la pena de muerte. Pidió, además, que se les condene a tres años, seis meses y un día de prisión a cada uno, por el delito de tenencia ilícita de armas de fuego. Todos los procesados han negado su participación en el hecho.

El hijo de la víctima, que estuvo presente en el hecho que costó la vida a su padre, declaró que, hallándose de madrugada en la carretera de Vila de Caballs, se les presentó un grupo de individuos armados de pistolas, y que mientras unos les sujetaban a su padre y a él, otros les arrebataban el dinero que llevaban.

El testigo declaró llorando amargamente, lo que impresionó vivamente al público que asistía a la vista, por lo que el presidente accedió a que fuese interrumpido su interrogatorio.

Antes de terminar su declaración, y contestando a preguntas del presidente, dijo que no conocía a ninguno de los que se sentaban en el banquillo.

Compareció a declarar también el agente de Vigilancia D. Francisco Arajuela, quien explicó la forma en que procedió a la detención de los procesados, añadiendo que éstos se confesaron autores del hecho al ver que ninguno de los detalles del mismo se ignoraba y que se sabía la participación que cada uno de ellos había tenido.

Se suspendió la vista para continuarla mañana.

jueves, 21 de noviembre de 2019

El Heraldo de Madrid. 7/3/1936, página 14.


Diligencias para descubrir a los autores de un crimen

En la Comisaría de Orden Público han dado cuenta de que unos agentes de Investigación criminal y la Guardia civil de Tarrasa practican activas pesquisas para descubrir a los autores de un misterioso crimen cometido en aquella población

En el lugar denominado Camino de las Carbonillas fue hallado muerto a tiros el súbdito brasileño Juan Solsona.

Hasta ahora ninguna de las diligencias practicadas ha dado resultado.

El muerto había residido en Lérida durante dos años, y últimamente se había instalado en Tarrasa. Ejerció el cargo de sereno en la sucursal del Banco de Bilbao.

La víctima había salido de la casa el miércoles y no se había vuelto a saber de él.

Practicada la autopsia se ha visto que tiene cinco heridas de arma de fuego: dos en el corazón, una en la cabeza y dos en el vientre. Se cree que el crimen fue originado por una venganza.