viernes, 22 de junio de 2018

Correo de Tortosa (Tortosa) 09/03/1935. Pàgina 7


Manifestaciones del señor Portela

El Gobernador se ha entrevistado con los periodistas a los que ha manifestado que había regalado magníficos relojes a unos guardias que habían prestado un señalado servicio en Hospitalet de Llobregat.

Ha dicho además que había sido detenido el autor del atentado registrado ayer en Terrassa, que es un sujeto peligrosísimo.

- ¿Va usted a Madrid? - le han preguntado los reporteros.

- No, por ahora.

- ¿Es cierto que ha dimitido el Director General de Seguridad?

- Yo no sé nada y estimo que carece de fundamento esta noticia.

Heraldo de Tortosa (Tortosa) 09/03/1935. Pàgina 3


Detención de un agresor

La guardia civil de Tarrasa ha detenido esta mañana al autor de una agresión cometida hace dos días en aquella ciudad.

El detenido está convicto y confeso.

Estampa (Madrid. 1928). 9/3/1935, página 19.


LOS MURCIANOS SON TRABAJADORES

Realmente, cuando llegue el momento, si es que llega, los catalanistas exaltados no lo van a sentir mucho. Entre ellos y los murcianos no existen, ni han existido nunca, unas relaciones, muy cordiales. Frecuentemente los periódicos satíricos de Barcelona dedican caricaturas, sueltos e informaciones pintorescas a los murcianos que viven aquí. Para ellos, los murcianos son la causa de todos los males; llevan a Cataluña la enfermedad del tracoma; se "enchufan" en buenos destinos; son pistoleros... Claro que estas acusaciones pintorescas no dejan de ser broma más o menos pesadas, pero sin ningún fundamento. Los murcianos son, por regla general, gente muy trabajadora.

—La mayoría de los miembros de nuestra colonia—dice don Federico de la Cruz—son obreros. Hay entre ellos muy buenos ebanistas y excelentes mecánicos. Otros son pequeños comerciantes, empleados de oficinas, particulares, cantaores de flamenco... al fútbol; de una gramola próxima salían los tristes lamentos de una taranta...

—¿Cómo se llama este barrio? —le pregunté a un transeúnte.

—Nueva Murcia.

LA RAZA NÓMADA

Pero no todos los murcianos de Barcelona viven en La Torratxa. También los hay en San Andrés, en Pueblo Nuevo, en las estrechas y sombrías calles del distrito quinto, en los barrios del Ensanche. Se calcula que más de ochenta mil de ellos habitan en Barcelona y otros quince o veinte mil en el resto de la región, principalmente en Sabadell, Tarrasa y Hospitalet.

—¿Por qué hay tantos murcianos en Barcelona? —le he preguntado al periodista don Federico de la Cruz, uno de los más activos y entusiastas directivos de la Casa de Murcia.

—Pues... por el hambre—me ha contestado—. El paro obrero, el cierre de las minas de nuestra tierra, las terribles sequías, los empujan fuera de Murcia, hacia otros lugares donde haya trabajo, donde se pueda vivir. Algunos se van a Francia, al Midi, a trabajar la tierra; otros se marchan a América; la mayoría se vienen aquí, donde ya tienen amigos y parientes. Además, somos una raza nómada...

Efectivamente, los murcianos son bastante nómadas. Hace quince años, en 1920, según el censo de Barcelona, veinticinco mil habitantes de la ciudad habían nacido en Murcia. De entonces a hoy, esa cifra se ha triplicado. Casi todos los años, dos o tres mil murcianos nuevos llegan a engrosar la ya numerosa colonia de su región que vive en Cataluña. Sin embargo, dicen que en estos últimos tiempos ha decrecido la corriente inmigratoria.

—Muchos de mis paisanos—me asegura don Federico de la Cruz—vinieron en los tiempos en que se preparaba la Exposición Internacional. Entonces, como había mucho trabajo, llegaron a miles, y la mayoría de ellos se quedaron aquí. Pero las cosas han cambiado mucho y Barcelona sufre también las consecuencias de la crisis mundial. Cada año llegan menos murcianos, porque es dificilísimo encontrar trabajo, y, en una fecha próxima, no vendrá ninguno.

jueves, 21 de junio de 2018

La Voz (Madrid). 9/3/1935, página 8.


En Gobernación

EL SUBSECRETARIO HABLA DEL SUCESO DE AYER EN BARCELONA

El subsecretario de Gobernación recibió a los periodistas y les dijo que había conferenciado con el Sr. Vaquero, que, como se sabe, está en Córdoba.

El subsecretario agregó luego que las noticias que tenia de toda España eran satisfactorias. En tal sentido había recibido noticias de los gobernadores generales de Asturias y Cataluña.

El Sr. Portela Valladar le leyó por teléfono un manifiesto que había publicado y dirigido a la opinión, con el que se intentaba levantar el ánimo del vecindario, no obstante haber reaccionado cívicamente con motivo del suceso ocurrido ayer, en el que resultaron algunos heridos. Según le informa el gobernador general de Cataluña, están tomadas las medidas para evitar hechos delictivos, pues las fuerzas se encontraban distribuidas por aquellos alrededores; pero la circunstancia de habérsele encasquillado una pistola a un guardia que se encontraba en el lugar del suceso, fue motivo de que no pudieran ser aprehendidos ninguno de .es malhechores. La Policía ha logrado capturar al sujeto que disparó contra un patrono en Tarrasa.

Finalmente, el Sr. De Pablo dijo a los informadores que lo más probable es que el ministro no regresará a Madrid hasta el domingo por la tarde.

Ahora (Madrid). 8/3/1935, página 10.


BARCELONA, 7. — Esta mañana se vio un Consejo de guerra contra Luis Martínez y José Pagés, acusados de haber coaccionado a los obreros de la fábrica Fontanals, de Tarrasa, para que no entraran al trabajo, contraviniendo así lo dispuesto en el bando de declaración del estado de guerra, dictado durante los sucesos de octubre. El fiscal pidió que se impusiera a cada uno de los procesados la pena de dos meses de arresto y trescientas pesetas de multa, y el defensor, la absolución. Parece que la sentencia es absolutoria.

También se vio otro Consejo de guerra contra Martin Sanahuja, Isidro Deu, Manuel Marqués, Cándido González y Antonio Pujol; los cuatro primeros, guardias de Seguridad, y el último, chofer del mismo Cuerpo. Cándido González tuvo que ser conducido al Consejo en un coche ambulancia, por encontrarse herido a consecuencia de los sucesos revolucionarios.

Según el apuntamiento, los procesados iban en un automóvil con el capitán señor Biardieu y habían salido de la Consejería de Gobernación en la noche del 6 de octubre. Al pasar frente al edificio de la Comandancia militar hicieron fuego sobre un grupo de militares, entre los que se encontraba el general De Miguel. El automóvil siguió su marcha hacia el monumento a Colón, perseguido por la tropa, que disparó contra el vehículo, produciendo la muerte al capitán Biardieu y distintas heridas a varios de los que iban con él, entre ellos, a un maestro armero que ha desaparecido de Barcelona y que está declarado en rebeldía.

En el acto del Consejo, los procesados manifestaron que se encontraban en Gobernación, de donde salieron en un automóvil requisado, a las órdenes del capitán Biardieu, y que, al pasar frente a Capitanía, siguiendo las instrucciones que recibieron, hicieron fuego, sin saber por qué e ignorando que en el grupo hubiese militares. Añadieron que prueba de que no tiraban a dar es que no hirieron a nadie.

El fiscal pidió que se impusiera a cada uno de los procesados la pena de doce años y un día de prisión, y el defensor, la absolución.

Las impresiones son favorables para los encartados.

Ahora (Madrid). 8/3/1935, página 9.


Un juez militar sufre un accidente de automóvil cerca de Tarrasa

BARCELONA, 7. — Según noticias recibidas en la Auditoría, cerca de Tarrasa ha sufrido un accidente de automóvil el juez militar señor Sánchez Plaza, que iba acompañado de su secretario, el alférez don Modesto Palacín.

El señor Sánchez Plaza fue trasladado a Barcelona, y el señor Palacín quedó hospitalizado en Tarrasa.

miércoles, 20 de junio de 2018

Ahora (Madrid). 8/3/1935, página 8.


La plantilla de Policía para Sabadell, Tarrasa y Manresa

BARCELONA, 7. — El jefe superior de Policía, al recibir a mediodía a los periodistas, les manifestó que había designado a siete agentes y un comisario, procedentes de la plantilla de Badalona, para formar la nueva plantilla de Sabadell. El comisario tendrá intervención en los servicios de Tarrasa y Manresa. Esta inspección y coordinación de los servicios de Sabadell con los de Tarrasa y Manresa es debida a que se ha observado el gran contacto que tienen entre si los elementos extremistas de las tres citadas poblaciones.