lunes, 20 de febrero de 2017

Luz (Madrid. 1932) - 09/01/1933, pág 1

LAS REITERADAS INTENTONAS

Pasados los primeros meses, en que el entusiasmo unánime hubiera hecho estéril cualquier tentativa, la Federación Anarquista Ibérica se aprestó a socavar el régimen republicano con todos los medios a su alcance.

Unas veces fueron huelgas absurdamente prolongadas y de desarrollo turbulento, otros levantamientos que implicaban una rebeldía franca, otros conatos aislados siempre que Ias circunstancias resuItaban favorables y otras simple terrorismo que —en Asturias se ha visto claramente—permitía a unos cuantos individuos perturbar a toda una región e impedir que se resolviesen conflictos obreros planteados por motivos económicos.

El comunismo libertario sabe que, por sí solo, poco puede intentar. Las masas, empezando por las catalanas que antes, si no le fueron del todo afectas no dejaban de mirarle con simpatía, han llegado a comprender que representa una táctica absurda y no estéril, sino contraproducente. Y la actual situación del sindicalismo catalán, la división hondísima que en él existe, la protesta pública de Sindicatos tan fuertes como los de Tarrasa no dejan lugar a duda a este respecto.

Es más: tan precaria ea la situación de la F. A. I. dentro de la organización sindical que pretende encuadrar que ya es impotente para desencadenar huelgas de importancia.

De allí que aproveche toda inquietud social, brote donde brote, obedezca a lo que obedezca, para, a su amparo, operar con sus procedimientos característicos.

El movimiento de ayer era la explosión terrorista preparada para apoyar la huelga ferroviaria.




L'AUTONOMISTA Dilluns, 9 de gener de 1933 Página 2

A TERRASSA

Terrassa, 8. — En el moment que anava cap a la caserna el guardia civil Josep González i Aguilar, li barra el pas un grup d'uns quinze individus, i al crit de "Mans en l'aire", l'amenacaren amb pistoles. El guardia els féu front i dispara contra ells, i en matà un i ferí un altre. El grup es dissolgué immediatament. El guardia resulta illés. Circulen grups sospitosos i corren veus que ha fet explosió una bomba prop de l'Estació del Nord. La Guardia civil, contra la caserna de la qual han estat tirats nombrosos trets per part deis sediciosos, s'ha apropiat de dotze bombes i dues carrabines, i gran nombre de municions d'arma llarga.



La Vanguardia, Edición del domingo, 08 enero 1933, página 6

La festividad de los Reyes se celebró repartiendo juguetes y golosinas en los establecimientos benéficos, por personas caritativas. En fábricas y talleres se trabajó como de ordinario, excepto en alguna fábrica y despachos que los jefes consideraron como festivo y dejaron de funcionar.

La cabalgata de los Reyes fue suspendida por. el Centro Social, por haber recibido una comunicación de la Alcaldía constitucional de Tarrasa, prohibiéndola.

Una mano caritativa ha hecho entrega al señor regente de la parroquia del Santo Espíritu, de la cantidad de 1.500 pesetas para repartir entre el Hospital, Asilo Busquets y Conferencias.

En la asamblea celebrada por los obreros del ramo de construcción, se acordó ir a la huelga. De realizarse el acuerdo de la asamblea sindical, la huelga abarcaría todo el ramo de construcción, incluso carpinterías.

El tren ascendente que llega a nuestra ciudad a las 2'38, al cruzarse con un tren de carga en las inmediaciones de Can Viver, sufrió la rotura de tres cristales, cuyos trozos causaron heridas en los rostros y manos de otros tantos pasajeros, aunque afortunadamente las heridas no han sido de gravedad. Se atribuye la causa del siniestro a un vagón cargado con paja, cuyas amarras eran flojas, balanceándose la carga, que dio contra los cristales rompiendo uno del primer vagón y dos del segundo.

La huelga de la fundición Grapi sigue en ei mismo estado.

—Sala.



La Vanguardia, Edición del sábado, 07 enero 1933, página 22

Como en años anteriores, el próximo domingo, a las diez de1 la mañana, tendía efecto, en la Rambla de Egara, la carrera de «patinets», por cuyo acto reina gran entusiasmo entre los pequeños concursantes, ofreciéndose valiosos premios.

Con motivo del ascenso a capitán ha sido trasladado a Jaraiz de la Vera don Luis Barea Gil, recibiendo con tal motivo inumerables felicitaciones. Deseárnosle continúe la acertada gestión con que ha venido actuando en nuestra ciudad.

Durante el pasado 1932 se han registrado en esta ciudad 863 nacimientos, 334 matrimonios y 586 defunciones, siendo el aumento de población de 277.

El próximo domingo se celebrará en el Salón de «Amics de les Arts» un almuerzo dedicado a los decanos de la pintura tarrasense, Joaquín Vancells, Tomás Viver y Soler Difíent, por el éxito alcanzado en sus respectivas exposiciones celebradas en el transcurso del año último en dicha entidad.

La guardia municipal, dirigida por su jefe, señor Carramiñana, ha realizado durante el pasado año 3.415 servicios.

El saldo que acreditan los imponentes de la Caja de Ahorros en 31 del finido, en cifras redondas es de 19 millones y medio de pesetas, cuya cantidad demuestra la vida próspera de la-mencionada entidad.

En breve aparecerá como diario el semanario local «L'Acció», órgano de la Esquerra de nuestra ciudad.

— Corresponsal.



domingo, 19 de febrero de 2017

La Vanguardia, Edición del viernes, 06 enero 1933, página 5

Los metalúrgicos de Tarrasa

El alcalde de Tarrasa participó ayer al gobernador que, por solidaridad con un compañero despedido, se habían declarado en huelga los obreros fundidores.

A su vez, solidarizándose con estos obreros, todos los del ramo de la metalurgia han anunciado la huelga dentro del plazo legal.





El Sol (Madrid. 1917) - 06/01/1933, pág 5

Consejo de guerra contra un capitán

BARCELONA 6 (1.m.). —Hoy ha terminado el consejo de guerra por supuesto delito de. negligencia contra el capitán de Infantería D. Francisco Costell. El fiscal acusaba al capitán de baberse negado a aceptar la cooperación de la Guardia civil para restablecer el orden en Tarrasa el día de autos y por no haber impedido que se escaparan algunos de los principales revolucionarios.

El fiscal pedía le pena de un año y un día de prisión correccional con suspensión de empleo, sirviéndole de abono la prisión preventiva La defensa, ejercida por el comandante D. Manuel Costell. hermano del acusado, solicitó la absolución.
La sentencia no será conocida hasta que la apruebe el auditor de guerra, y se supone que sea absolutoria.

(Febus.)



El Diluvio, Edición jueves 5 de enero de 1933, pág. 9

Consejo de Guerra

Continuó el Consejo de Guerra de oficiales generales contra el capitán de infantería don Francisco Costell, acusado del supuesto delito de negligencia.

Acabada la prueba testifical, se suspendió el acto por breve tiempo, y, reanudado, entró en el salón el procesado, a quien pidió el fiscal que declarase si, efectivamente, el general de la cuarta División le dio por teléfono instrucciones concretas antes de partir.

El capitán Costell manifestó que el general le había dicho que marchara enseguida a Tarrasa con su compañía para levantar el asedio a la guardia civil. En vista de lo dicho por el capitán Costell, se leyeron dos declaraciones del general Batet que aparecen en el sumario. Al preguntársele si creía veraces dichas declaraciones, el procesado se abstuvo de contestar y la defensa protestó por considerar improcedente la pregunta.

Ante nuevas preguntas del fiscal, el capitán Costell contestó que mantenía todo lo declarado en el sumario y explicó las órdenes dadas a los oficiales a su mando cuando se dirigían a Tarrasa, encareciéndoles una intervención eficaz para apaciguar el movimiento y devolver la normalidad a la población.

A petición de la defensa el procesado hizo un relato de cuanto dijo a los expresados oficiales durante la marcha a Tarrasa.

Después de elocuentes párrafos dedicados a la disciplina del Ejército, el fiscal expuso detalladamente los sucesos ocurridos en Tarrasa el día 15 de febrero de 1932, por lo que se envió una compañía de infantería al mando del procesado. Siguiendo la relación de lo ocurrido, acusó al procesado de haber tolerado la formación de grupos, que seguían a las tropas gritando:

—No tireu que som germans. Del poble veniu i al poble tornareu.

Dijo el fiscal que el capitán Costell rehusó la cooperación de la guardia civil, ordenando que se retirara, y finalmente no evitó que se fugasen algunos de los principales revolucionarios.

Elevó después a definitivas sus conclusiones, calificando el delito de negligencia, por lo que pidió se impusiera al procesado un año de prisión correccional con suspensión de empleo y sirviéndole de abono la prisión preventiva.

El defensor, comandante don Man pertenecenuel Costell, hermano del procesado, en brillantes y sentidos párrafos, llenos de emoción, dedicados al Ejército, al cual —dijo— pertenecen varios individuos de su familia, y dos de ellos han caído en el campo del honor defendiendo a la patria, pidió la atención del tribunal y clarividencia, al ministerio fiscal para oir su defensa, que iba a formular en términos categóricos.

El informe del comandante Costell fue brillante y digno de todo encomio, en el que rebatió los cargos del fiscal, suscitándole varios incidentes.

Rectificó el fiscal, haciendo un gran elogio del informe de la defensa, que dijo le había conmovido.

Mantuvo sus conclusiones y a medianoche el presidente suspendió el Consejo para reanudarlo a las diez de ayer mañana.

Reanudando éste a la mencionada hora y concedida la entrada al público, se concedió la palabra al defensor del capitán Costell.

Dedicó toda su labor a rebatir las afirmaciones del fiscal, manteniendo las manifestaciones expuestas en el dia anterior.

El defensor, en elocuentes párrafos, completó su brillante informe aportando nuevas pruebas de la inculpabilidad de su hermano y, finalmente, pidió al tribunal su absolución.

A las doce terminó el Consejo, reuniéndose inmediatamente el tribunal en sesión secreta para dictar sentencia.

La reunión fue laboriosa, pues terminó a las tres menos cuarto de la tarde.

El tribunal falló absolviendo libremente al procesado, pero la sentencia no será firme hasta que la apruebe el auditor de la División.

Dictada sentencia, los generales y jefes que componían el tribunal estuvieron en el despacho del general Batet, y el general Pozas le dio cuenta del resultado del Consejo.