lunes, 26 de agosto de 2013

La Vanguardia, Edición del miércoles, 19 septiembre 1923, página 5

Campaña moralizadora :: Destitución del alcalde de Tarrasa

Ayer tarde el general Lossada al recibir a los periodistas les manifestó que había impuesto ocho multas de 100 pesetas a otros tantos bares del distrito de Atarazanas, por permitir los dueños de aquellos que las camareras alternen con los parroquianos, cometiendo actos inmorales. También ha impuesto cuatro multas de 500 pesetas cada una, dos a casas de trato y dos a otros bares del mismo distrito por albergar gente maleante.

El general gobernador añadió que la junta de Abastos hace activas gestiones enderezadas al abaratamiento de las subsistencias.

Expresó también su convicción de que algunos comerciantes, poco escrupulosos, ocultan el azúcar, para provocar un alza en los precios, mediante la carestía, y dijo que propondrá al actual gobierno la conveniencia de importar cierta cantidad de este artículo hasta que llegue la recolección de remolacha, y la libre concurrencia desbarate los, planes de los intermediarios ambiciosos.

Estos, con la caída del señor Villanueva—siguió diciendo el general Lossada—han creído que nadie les iría a la mano, y están encareciendo ahora, sin justificación alguna, todos los artículos.

En cuanto a la situación política de Madrid, aseguró que no había novedad digna de mención.


Concluyó diciendo que había destituido al alcalde de Tarrasa, por su propaganda separatista y porque aquél había llegado a leer en un círculo de la localidad una poesía original, que es abiertamente antiespañola.