martes, 3 de septiembre de 2013

La Vanguardia, Edición del miércoles, 26 septiembre 1923, página 6

El hallazgo de bombas en la carretera de Rubí :: detenciones :: Diligencias judiciales

Ha sido designado como juez instructor de la causa por el hallazgo de bombas en la carretera de Rubí, el capitán de la zona da Tarrasa, señor Ballester, quien prosigue sus trabajos, dentro de la más completa reserva. Parece, no obstante, que las averiguaciones van por buen camino.

Dicho juez instructor asistió al reconocimiento de algunas bombas.

Han prestado declaración los tres ocupantes del auto, guardándose impenetrable reserva acerca de lo actuado.

El auto que contenía las tres cajas de bombas sigue en, el patio del cuartel de la guardia civil de Tarrasa.

Las bombas afectan la forma de piña, están revestidas de un baño de estaño y llevan un tubo interior de cristal que contiene un ácido corrosivo. Al mezclarse el contenido del tubo con las otras materias se provoca la explosión.

Los individuos detenidos el lunes último en Manresa, como presuntos supuestos complicados en la fabricación y traslado de las expresadas bombas, según nota facilitada en el Gobierno civil, son:

Raimundo Argelet Santosmasas, de 26 años de edad, natural de Barcelona, de profesión tipógrafo y domiciliado en esta ciudad, calle de Muntaner, 9, tercero.

Juan Puig Pons, de 21 años, de profesión camarero y domiciliado, en Manresa, calle del Camp dels Reis, numero 6, primero.

José Soriano Losilla, de 31 años, natural de Almería, de profesión tipógrafo y domiciliado en Barcelona, calle del Hospital, 31.

José Lladó Vilanova, de 28 años, natural de Manresa, de profesión, tipógrafo y domiciliado en Barcelona, calle Escudillers, 15, tercero, segunda.

De estos cuatro individuos constan antecedentes en la jefatura superior de policía.

Juan Pons Lluset, de 32 años, casado, natural de Barcelona, domiciliado en Manresa, calle de Arbonés, 9, segundo. Es conserje del Sindicato único de dicha población.

José Soler Espinal, de 33 años, natural de Cervera, de profesión jornalero y domiciliado en Manresa, calle Arbonés, 45, segundo.

Todos ellos han quedado a disposición de la autoridad. correspondiente.

Traslado de presos

En breve serán trasladados a esta capital, a disposición del comandante de infantería don Francisco Pérez Garbery, juez permanente de esta Capitanía general, e instructor del juicio sumarísimo contra José Saleta, Jesús Pascual Aguirre Joaquín Marco, los restantes detenidos con motivo del asalto a la caja de Ahorros de Tarrasa.

También serán conducidos a Barcelona Vicente Martínez López, Juan Piñol Montano y el chófer Domingo Solá, detenidos el domingo en Rubí con el auto que llevaba tres cajas de bombas.

Varias noticias

Anoche eran esperados en Tarrasa, procedentes de Manresa, 13 o 14 detenidos, relacionados con el hallazgo de las bombas.

Las cárceles de aquel partido se hallan llenas de detenidos, la mayoría incomunicados.

—Ayer tarde, a las cuatro y media, llegaron de Numancia, al mando de un teniente coronel.

Hoy, a las primeras horas, se dirigirán a Manresa.

—El verdugo de Burgos, Gregorio Mayoral ha presentado en la Capitanía general la cuenta de sus honorarios relacionada con las últimas ejecuciones.

En dicha factura, que asciende a 124 pesetas, constan las siguientes partidas:

Por una ejecución, 50 pesetas; por gastos del viaje, 40; por dietas, 17 y por transporte de aparatos, 15.

Gregorio Mayoral cobró su factura y abandonó Capitanía.

—La junta de cabos del somatén de Tarrasa, ha celebrado reunión, acordando, en vista de las anormales circunstancias, que la ronda de dicho cuerpo preste servicio permanente día y noche, hasta nuevo aviso.

—El juzgado militar que entiende en el proceso por el asalto a la Caja de Ahorros de Tarrasa, continúa practicando diligencias relacionadas con los otros detenidos a quienes se supone encartados en este trágico asunto.


—El jefe de la zona de reclutamiento de Tarrasa, se ha lamentado de los infundios publicados por algunos periódicos, divulgando detalles inexactos que perjudican la labor que realiza la justicia y ha añadido que son inexactas las declaraciones que se atribuyen a Saleta, por cuanto nadie habló con él.