jueves, 15 de octubre de 2015

La Vanguardia, Edición del viernes, 02 mayo 1930, página 27

Una verdadera manifestación de duelo como nunca se ha presenciado en Tarrasa, ha constituido el acto de conducir a su última morada el cadáver de la señora Carmen Sala Amat. hija de los señores Condes de Egara.

 

Mucho antes de la hora fijada para el entierro era imposible acercarse a la mortuoria, debido a la gran multitud que se estrujaba para firmar en las listas colocadas en el vestíbulo de la suntuosa morada del señor Sala.

 

Dicho acto ha sido presidido por todas las autoridades locales, representando al propio tiempo a las superiores de la provincia.

 

En el duelo de la familia figuraba el prior; del Santo Espíritu y tres sacerdotes, don Jaime Fonrodona, don Alfonso Sala y los hermanos de la difunta.

 

Imposible citar nombres, tarea difícil para el cronista en una manifestación de duelo tan imponente; sólo si debemos consignar que todo lo que representa industria, comercio, nobleza. artes, ciencias y pueblo, no tan sólo de esta ciudad y distrito, sino de Barcelona y pueblos de Cataluña, estaban representados en este entierro.

 

Los telegramas que han recibido los Exmos. Condes de Egara con tan triste motivo son innumerables, figurando uno de muy expresivo de S. M. el Rey, dándole su más sentido pésame en nombre suyo y de la real familia.

 

Anoche los individuos de la guardia civil francos de servicio, pidieron permiso a sus superiores para poder asistir al entierro de la hija de don Alfonso Sala, con objeto de exteriorizar su sentimiento y compartir el dolor que aflige en estos momentos a tan benemérito patricio.

 

— Sala.