viernes, 15 de julio de 2016

La Vanguardia, Edición del viernes, 21 agosto 1931, página 21

RELLINÁS

Hemos pasado las fiestas de la Asunción gozando de un tiempo espléndido, siendo visitado este pintoresco pueblo por una infinidad de familias de todas partes, que han venido una vez más a disfrutar de nuestras aguas deliciosas y aires puros y agradables, que son envidiados de todas las familias que nos visitan durante la temporada.

Aunque tenemos la desgracia del mal servicio de autos, que siempre que hay dos fiestas o más que es cuando tendrían que ser más bien atendidos, no ocurre así. Muchos de los visitantes quedan convencidos de la riqueza de aguas, pero el dolor es para volver cada cual a su hogar, que por falta de coches han de molestarse y cuando pueden llegar a sus hogares los del último viaje ya es demasiado tarde, y se está causando a los familiares algunas inquietudes que podrían ser evitadas.

Confiamos en la buena voluntad del Ayuntamiento, para resolver el camino que ha de llevar al pueblo a la altura que se merece.


— C.