jueves, 24 de abril de 2014

La Vanguardia, Edición del domingo, 13 diciembre 1925, página 22

MATADEPERA

Por la pareja de mozos de escuadra de este puesto ha sido detenido y puesto a disposición del juzgado municipal de Tarrasa, un joven de diez y seis años de edad, natural de Tarrasa y vecino de Sabadell, por que el día 17 del mes próximo pasado hurtó un reloj de níquel, con su cadena, valorado en 35 pesetas, del domicilio de don Modesto Salvadó Martínez, de Tarrasa; realizado el hecho, vendió el reloj inmediatamente por el precio de una peseta a un sujeto hasta ahora desconocido.

La circunstancia de ser conocido el indicado joven en esta localidad, donde ha tenido su residencia, ha sido causa de que el hecho haya sido comentado, condoliéndose en general la senda emprendida por dicho joven, ya que quizá sería tiempo, bien orientado y dirigido, de corregirse y enmendarse. Se dice que el Tribunal para niños se ocupa de ello.

Por la Junta local de primera enseñanza ha sido fijada la fecha del 20 del actual para hacer entrega a los niños más aplicados de ambas escuelas de los diplomas denominados Martínez Vargas, Alfonso Sala, Jorge Villamide, Jaime Torres y Arnau Gorina, donados para estimulo de los educandos en la ocasión de inaugurar las escuelas y conmemoración de dicho acto.

Se tiene destinado a tal efecto visitar la escuela de niños a las once horas y la de niñas a las quince de dicho día, habiéndose acordado invitar a las autoridades superiores de la provincia, inspector provincial, delegado gubernativo y otras distinguidas personalidades del distrito. Sabemos que gustosamente contribuirán a solemnizar dichos actos los señores profesores, haciendo exposición de trabajos escolares, recital de poesías y monólogos que atraerán la atención, habiendo por su parte el Ayuntamiento acordado obsequiar a los educandos con suculentas golosinas, como preludio de las Pascuas de Navidad y como premio a la asiduidad a las clases, pues son raras las faltas que los obligados a la asistencia verifican, por lo que merece plácemes el rigorismo que los padres ejercen sobre los hijos en esta misión, y no debe regatearse la complacencia que en tan edificante misión ofrecen los profesores.

—Corresponsal.