sábado, 19 de abril de 2014

La Vanguardia, Edición del viernes, 13 noviembre 1925, página 15

MATADEPERA

En la madrugada del sábado último y por el mismo cazador Felio Valls, fue dada muerte a un nuevo tejón que pesaba 27 Kilos, en las inmediaciones de «Can Petít» punto conocido por « l'hot de l'Espardenyera». El cazador refiere el hecho en la siguiente forma: Me levanté a las doce de la noche, pues no había manera de conciliar el sueño pensando en el hecho a realizar; llegué a la madriguera y observé que el paquidermo no había entrado aún en su escondrijo, observación que previamente, preparé allanando con un bastón el terreno a fin de conocerse de una manera impecable las huellas del mismo y habida certeza fiel de que no había entrado, esperé, sin otra claridad que la de la luna, muy quedo, a una distancia de 10 metros cuando a las 3 horas noté que paulatinamente, con grandes alientos que demostraban cansancio, se aproximaba la res; siendo difícil por la noche tomar bien la puntería, le disparé tan solo un proyectil dándole en la nariz y no quedando bien muerto, corrí aprisa al escondrijo, agarrando a la res por las piernas traseras y la eché afuera; lo lié con una cuerda y cargué con él hacia mi domicilio; pero por el camino, me mordía la parte posterior. Mi intención era trasladarlo a Barcelona vivo, cosa que no pude realizar, pues llegado a mi domicilio, cuando intenté, ponerle bozal, mordía a diestro y siniestro, constituyendo un serio peligro para mi y cuantos de la familia se le aproximaban. En su consecuencia determiné llamar al vecino carpintero y juntos lo rematarnos, conduciéndole luego a Barcelona, sin más contratiempos.

Hasta ahora son tres los tejones muertos por el señor Valls y según rumores, hay dos más que espera que haga luna para darles alcance.

—Corresponsal.