miércoles, 28 de mayo de 2014

La Vanguardia, Edición del miércoles, 07 abril 1926, página 11

MATADEPERA

Han transcurrido las fiestas de Pascua con una animación extraordinaria, viéndose las calles repletas de forasteros en numerosos carruajes, dispuestos a disfrutar del esplendor de la naturaleza, proveyéndose de vituallas y manjares para pasar alegremente en el campo los días, que han resultado espléndidos y casi calurosos.

Uno de los atractivos que llama más la atención en estas fiestas son las «caramellas», que fueron cantadas este año por dos grupos de aficionados.

Uno de ellos, conocido por «L'Agrupació Choral», compuesto de unos veinte individuos, tuvo la ocurrencia de guarnecer un carro, propiedad de don Juan Pi, tirado por cinco hermosos mulos con lujosas guarniciones y pasaron cantando montados en dicho carruaje por las calles de toda la población, siendo la alegría del elemento joven por la sal y buen humor de los coristas.

Otro de los números que despertaron la atención, fue el grupo la «Gresca», que también, constituido por igual número, tocadas sus cabezas por elegantes barretinas, iban montados en un camión adornado con matas y flores, junto con el quinteto Balanza, de Barcelona, cantando sus bonitas y típicas «caramellas», manteniendo en constante tensión la hilaridad y buen humor.

Complemento de las fiestas han sido los bailes correspondientes en los respectivos locales Casino y Trapet, manteniéndose la animación y jolgorio hasta bien entrada la madrugada, sin haberse notado el más mínimo incidente.

Como ocurre todos los años cuando se llega a la época actual, se dan cuenta los necesitados de que existe carencia de habitaciones para pasar bien y cómodamente el verano, y de ahí que a todo correr se desean construir viviendas. Se están terminando las del señor Barata y otras dos del señor Blas y Compañía. Y se tiene el compromiso de tener dos más en las debidas condiciones para ser habitadas en el primer día de junio. Y siempre con prisas.

—Corresponsal