sábado, 17 de mayo de 2014

La Vanguardia, Edición del viernes, 05 marzo 1926, página 13

MATADEPERA

Han sido citados personalmente todos los mozos del reemplazo actual para el domingo próximo, a las once horas, para el acto de reconocimiento y clasificación. También lo han sido los que son objeto de revisión, los declarados excluidos en el año 1924 y los que obtuvieron prórroga de incorporación a filas.

Es objeto de sabrosos comentarios el hecho de que el pozo que desde largo tiempo venia trabajándose, de día y de noche, para reforzar el caudal de agua con destino a la ciudad de Tarrasa, y que hace unos meses se comentaba si los motores que funcionaban alumbraban de 500 a 700 plumas de agua, en cuanto el nombrado Ayuntamiento ha plumado el agua, con asombro ha podido atestiguar que cotidianamente tan solo recibe la mina de dicha ciudad el mínimo caudal de 100 a 115 plumas diarias. Do ahí que por un factor importante de dicha empresa se interesara la propiedad de veinte pertenencias mineras sitas en los alrededores del pozo en funciones, suponiéndose que con la excusa de encontrar vestigios de cobre, lo que se perseguía era captar el caudal de aguas que dispone y abastece la población.

Con muy buen acierto, el Ayuntamiento de Matadepera formuló enérgico y estudiado escrito de oposición a tal pretensión de pertenencias mineras, y es de esperar que las autoridades de la provincia no se dejarán sorprender en su buena fe y no querrán se condene a una población que siente ansias de progreso y bienes, perpetuamente a la carencia de tan importante como esencial elemento como es el agua.

Debido a lo bonancible de la temperatura, empiezan a llegar familias en busca de hogar para el verano y a fin de preparar sus respectivas habitaciones. Es imposible albergar más personas y también es imposible construir más habitaciones contando con los albañiles que se cuenta, pues trabajan sin descanso.

—Corresponsal.