viernes, 14 de noviembre de 2014

La Vanguardia, Edición del miércoles, 17 agosto 1927, página 20


El lunes se produjo una formidable explosión en la casa número 24 de la calle de la Rectoría, de la barriada de San Pedro, de esta ciudad, en donde tiene el industrial guarniciero don José Castells, instalada la cochera, y domiciliado en la calle de la Iglesia, 22 .

A consecuencia de la explosión quedaron completamente destruidas las casas número 24 y 26 y buena parte de la del número 22.

De los escombros de la casa número 22, ocupada por la familia de Ramón Rius Ribas, fueron extraídos: Pablo Rius Ribas, hermano de Ramón, con contusiones en la cabeza y todo el cuerpo, que fueron calificadas de pronóstico leve y Francisco Rius Roda, de diez meses, que, en gravísimo estado fue llevado al Hospital de San Lázaro, falleciendo a las pocas horas de haber ingresado en el benéfico establecimiento.

De la casa número 26, ocupada por la familia de Joaquín Bonás, resultaron heridos Pedro Bonás Trullás, de 27 años y su hermana Amelia, de 18 años, con contusiones en todo el cuerpo, de pronóstico leve.

Los padres del niño Francisco Rius estaban en Cardona, pasando las fiestas.

Ayer por la tarde se efectuó el entierro de la infortunada criatura.

En las cocheras había cinco autos y un coche que quedaron por completo destruidos.

Se ignoran de momento las causas que pudieron determinar la explosión.

—Corresponsal.