miércoles, 9 de octubre de 2013

La Vanguardia, Edición del miércoles, 06 febrero 1924, página 6

Una agresión

Comunican de Tarrasa que el lunes último, a las ocho de la noche, cuando Juan  Arenas Vidal de 51 años, regresaba a su domicilio situado en las afueras de la población, le salió al encuentro, en las inmediaciones de la casa de campo de «Can Boada», un desconocido que le hizo tres disparos de arma de fuego, dándose a la fuga.

Al oir los disparos acudió al lugar del suceso la guardia civil, agentes gubernativos y guardia municipal encontrando en tierra al agredido, el cual fue trasladado en una camilla de la Cruz Roja al dispensario médico en donde el doctor Cadafalch le apreció las siguientes heridas de pronóstico reservado, una en la regi5n intercostal, otra en un dedo de la mano y otra en el labio superior parte izquierda. Después de curado fue conducido al hospital.


De las interrogaciones practicadas por el señor juez y por habérsele encontrado en los bolsillos del herido unas 600 pesetas se supone que el móvil de la agresión no fué el robo sino algún resentimiento personal.