lunes, 28 de octubre de 2013

La Vanguardia, Edición del miércoles, 26 marzo 1924, página 14

EN TARRASA
Homenaje a Benavente

En la industriosa ciudad de Tarrasa ha tenido lugar un importantísimo acto de homenaje organizado por la Asociación de la Prensa al insigne autor de los «Intereses Creados».

Don Jacinto Benavente llegó a Tarrasa a las once de la mañana, siendo recibido por ja Asociación de la Prensa en pleno bajo la presidencia de don Álvaro Vinyals, trasladándose al Ayuntamiento en cuyo salón de sesiones fue cumplimentado por el delegado gubernativo teniente coronel diplomado don Jorge Villamide, cura párroco doctor don José Molera, juez de instrucción, alcalde señor Argemí con el Ayuntamiento en corporación Instituto Industrial, Cámara de Comercio Caja de Ahorros y otras entidades.

En el teatro Principal, en el que habíase congregado selecta y numerosa concurrencia en la que predominaba el bello sexo, hizo la presentación de don Jacinto Benavente el presidente de la Asociación de la Prensa señor Vinyals, quien renunció a hablar de él, cuyo nombre repiten con gratitud todos los españoles y con admiración el mundo entero

Don Jacinto Benavente con galanura de estilo y filosófica e inimitable profundidad en el fondo, desarrolló el tema: «Filosofía de la Moda», que ya dio a conocer en el teatro Goya de esta capital.

El trabajo notabilísimo de don Jacinto Benavente fue premiado con una ovación delirante que obligóle a recitar el prólogo de los «Intereses Creados» y los versos del Silvia, del segundo acto, lo que hizo en forma impecable.

Al salir del teatro fue ovacionadísimo por el público en el vestíbulo del mismo congregado, dirigiéndose a la Escuela de Industrias y de Artes y Oficios en donde fue recibido por varios profesores, firmando en el libro de oro de la misma, luego de recorrer todas sus aulas y talleres. En la iglesia de San Pedro fue cumplimentado por el doctor Homs quien dióle la bienvenida y amplias explicaciones sobre el histórico templo.

En el hotel de España fue obsequiado con un banquete íntimo por los intelectuales egarenses, sentándose a la derecha del homenajeado el delegado gubernativo don Jorge Villamide y el alcalde accidental don Francisco Alfonso y a su izquierda el presidente de la Asociación de la Prensa don Álvaro Vinyals y don Manuel Rius. El ágape transcurrió en medio de la mayor cordialidad comentándose la labor teatral de Benavente en términos encomiásticos por los representantes de los diversos sectores y partidos de la localidad.

A la hora de los brindis el señor Vinyals ofreció el ágape en elocuentes palabras. El señor Villamide, delegado gubernativo, felicitóse de haber podido departir con el autor insigne de los «Intereses Creados» y de tantas obras que han inmortalizado el nombre de Benavente y aludió a una de éstas que le ha servido de norma en su actuación oficial. El elocuentísimo discurso del señor Villamide fue premiado con grandes aplausos. El joven don Rafael Muñido sumóse al homenaje tributado. Estudió el teatro benaventino condensado en ese brillante ramillete de obras que se llaman los «Intereses Creados», «La Noche del Sábado», «La Ciudad Alegre y Confiada», «La Señora Ama», «La Malquerida», etc, diciendo que para encontrar producciones semejantes a éstas en la belleza de su estilo y en la profundidad de sus filosóficos conceptos era preciso remontarse en la patria literatura a los tiempos de Tirso Lope y Calderón.

El escritor don Quintín López se adhirió al homenaje al maestro insigne diciendo que más que una conferencia había dado un curso de Filosofía y Metafísica.

En medio de una ovación estruendosa y puestos de pie todos los comensales levantóse para hablar Benavente.

Entonó un canto a Tarrasa por la que había podido conocer y admirar a Cataluña, pues los pueblos no se conocen por sus capitales, sino por sus comarcas y ciudades.

En conceptos elocuentes habla de su literatura que ciertos intelectuales no han sabido o no han querido criticar, empequeñeciéndose pretendiendo injuriar a su persona. Y termina su admirable discurso brindando por Cataluña, por Madrid, por ese Madrid que no es conocido en esta región y por España. Todos los comensales felicitan al orador y le hacen objeto de una delirante ovación.

Seguidamente trasladóse al Casino del Comercio y Gran Casino en donde fue ovacionado y muy agasajado, visitando, también, el Centro Social en que se le hizo asimismo objeto de una ovación calurosísima.

En el tren de las cinco regresó a Barcelona, siendo acompañado hasta la capital por el delegado gubernativo señor Villamide, presidente de la Asociación de la Prensa señor Vinyals, diputado provincial señor Parés y otros amigos y admiradores del gran dramaturgo.


Cursáronse telegramas a la Asociación de la Prensa de Madrid.