miércoles, 25 de junio de 2014

La Vanguardia, Edición del jueves, 08 julio 1926, página 8

Los aviadores en Tarrasa Vermouth de honor
Los capitanes Gallarza y Estévez y el mecánico Arozamena, que anteanoche, después de la recepción celebrada en su honor en el Ayuntamiento, marcharon en automóvil a Tarrasa para asistir al baile que se celebraba en el Gran Casino, al cual habían sido invitados, regresaron ayer por la mañana de la industriosa ciudad, en la que pernoctaron en el domicilio de don Alfonso Sala, que les brindó galantemente hospedaje.

De regreso en ésta a las doce de la mañana, los aviadores de la flotilla «Elcano», fueron obsequiados con un vermouth de honor en el domicilio social que el Comité Provincial y las Juventudes de U. P. tienen instalado en la Rambla de los Estudios.

Desde antes de la hora señalada, los elegantes salones del amplio local hallábanse repletos de señores socios y amigos de la U. P. Allí estaban el señor Vancells, diputado provincial y presidente del distrito cuarto; don Joaquín de Montaner, diputado provincial y presidente de Juventudes Patrióticas; el señor Trabal, diputado provincial; los señores García Anné, Martino y Casero, concejales de nuestro Ayuntamiento; el señor Galindo, fiscal de la Audiencia; don Manuel Luengo; el Rdo. doctor Bages, de la Universidad Central; los señores Arzondo, Catalá de Bezzi, Gasulla y otros muchos entre los cuales se destacaba una linda señorita, sobrina del marqués de Villares.

También estaban los Sres. Elizalde, Fourbel, Lajusticia y López Merino, alcalde, concejales y diputado, respectivamente, de Logroño, quienes fueron recibidos con aplausos y vítores.

La llegada de los intrépidos aviadores fue acogida con grandes aplausos.

Servido el vermouth, el señor Vancells pronunció un sentido discurso, de tonos altamente patrióticos, en el cual se felicitó de tener cerca de sí a los intrépidos aviadores que tanto han contribuido a exaltar el prestigio aviatorio de España y de haber podido ofrecer también el modesto obsequio—dijo—a los dignos representantes de las corporaciones logroñesas.

Terminó el señor Vancells con vítores a Logroño y a España, que fueron contestados con entusiasmo.

El alcalde de Logroño, señor Elizalde, hizo uso de la palabra, para agradecer los obsequios de que, tanto los aviadores como los representantes de Logroño, vienen siendo objeto; ensalzó a Barcelona y lo bien instalados que aquí están los partidos de U. P., dijo que tomaría ejemplo de ello y afirmó que se iban encantados de Barcelona, a la que ofreció volver.

Después el capitán Gallarza, con acentos de sentida cordialidad habló para agradecer el agasajo y significar una vez más su reconocimiento a la hidalga y generosa ciudad de Barcelona de la que tan agradables recuerdos ha de llevarse el día de su partida.

Habló, para sumarse al entusiasmo de todos, don Manuel Luengo, y puso fin al acto el señor Vancells, para agradecer la presencia de los homenajeados y la de cuantos asistían al acto.

Con calurosos vivas a España y al Rey se dió por terminado el acto, en medio del mayor entusiasmo.