jueves, 12 de febrero de 2015

La Vanguardia, Edición del martes, 20 marzo 1928, página 34

Ha revestido gran solemnidad el homenaje que los empleados municipales del Ayuntamiento de esta ciudad han tributado al alcalde doctor don José Ullés Jover, quien durante nueve años ha desempeñado la Alcaldía y bajo cuyo mando se han realizado importantes mejoras urbanas.

El acto ha tenido efecto en el salón de sesiones del Ayuntamiento, habiendo asistido de Barcelona el señor gobernador civil general Milans del Bosch. quien vino acompañado del señor Conde de Egara y del delegado gubernativo señor Martí, quienes fueron recibidos con una clamorosa ovación por la concurrencia que llenaba por completo el salón, compuesta de todas las autoridades locales, diputados provinciales, concejales propietarios y suplentes y representaciones de varias entidades y distinguidas personalidades tarrasenses que quisieron sumarse al homenaje tributado por los empleados.

Ha empezado el acto pronunciando un discurso el funcionario don José Graells, quien, en nombre de sus compañeros, hizo ofrenda al alcalde señor Ullés del bastón de mando, expresando el profundo respeto, cariño v adhesión que le profesan y su admiración por la meritísima labor que tan desinteresada y abnegadamente ha realizado durante varios años, y que ellos que le habían seguido tan cerca como modestos auxiliares, eran los que mejor la habían podido apreciar.

Añadió que el bastón que le ofrendaban, sería en sus manos, el símbolo de honrada administración.

Acto seguido don Alfonso Sala se suma a las palabras del señor Graells, diciendo que por haber sido él precisamente el que habla insistido cerca del señor Ullés para que se posesionase de la Alcaldía, podía testimoniar el sacrificio que representaba para el alcalde el desempeño del cargo.

El señor Milans del Bosch, a quien se tributan calurosos aplausos al levantarse, dice que siente verdadera complacencia en asistir al acto que consideraba muy justificado por los méritos que adornan al homenajeado y su meritísima labor y finaliza su discurso dirigiéndose al señor Conde de Egara y entregándole el bastón de mando para que él, a su vez, lo entregue al alcalde.

Este expresa su gratitud en palabras veladas por la emoción, pero dichas con elocuencia y, sobre todo, con gran sinceridad.

Añade que hubiese declinado el homenaje a no representar ello una contrariedad para sus subordinados, por entender que actos de esta naturaleza deben dedicarse a verdaderas notabilidades.

Siguió diciendo que por convicción trabajó siempre con ahinco por Tarrasa y que ahora seguirá haciéndolo con el aliento del obsequio y homenaje que recibe.

Agradece la asistencia del señor gobernador civil y de don Alfonso Sala y a las autoridades locales y a cuantos han contribuido al mayor realce del acto.

Durante el mismo un quinteto interpretó escogidas composiciones y se impresionaron varias placas fotográficas.

La distinguida esposa del alcalde doña Rosa Armengol fue obsequiada por el personal femenino del Ayuntamiento con un precioso ramo de flores.

Los presentes al acto hicieron grandes elogios del bastón de mando, primorosa joya trabajada en los talleres de don Antonio Moreno bajo la dirección artística del escultor don César Gabanes, y del bonito álbum, obra artística del laureado pintor tarrasense don Tomás Viver.

— Corresponsal.