miércoles, 22 de junio de 2016

La Vanguardia, Edición del martes, 07 julio 1931, página 27

Cerca de la una de la tarde ha llegado, en automóvil, el presidente de la Generalidad señor Maciá, con objeto de asistir a los diversos festejos que se celebran con motivo de la fiesta mayor.

El alcalde accidental, don Samuel Morera, y el diputado electo para las Constituyentes don Domingo Palet, esperaron al presidente en la villa de Rubí, acompañándole en su viaje desde esta localidad.

Ya en Tarrasa, esperaban al señor Maciá el Ayuntamiento en corporación y un gran gentío, que fue engrosando a medida que el ilustre visitante y sus acompañantes llegaban a las Casas Consistoriales, desde uno de cuyos balcones dirigieron la palabra a la muchedumbre el señor Maciá y el alcalde señor Morera, siendo ambos muy aplaudidos.

Había de verificarse seguidamente el descubrimiento de la placa que dará el nombre de Plaza de la República a la en que se alzan las Casas Consistoriales, pero ante la imposibilidad de penetrar en la Plaza, por la muchedumbre que en ella se amontonaba materialmente, se dio por consumado el acto, descubriéndose la lápida sin ceremonia alguna.

En el patio de las Casas Consistoriales se celebró un banquete, ocupando la presidencia el señor Maciá. quien sentó a su derecha al alcalde accidental señor Morera, y a su izquierda al diputado señor Palet, asistiendo unos setenta comensales.

Terminado el ágape, el señor Maciá se dirigió a saludar al sacerdote prior arcipreste doctor Molera, visitando luego las sociedades recreativas, entre ellos el Gran Casino.

Seguidamente marchó al campo del Tarrasa F. C, donde el titular jugó un partido de fútbol contra el Sagunto.

En todas partes fue objeto el señor Maciá de clamorosas ovaciones.

Al anochecer regresó a Barcelona, altamente satisfecho.

— V. C.