sábado, 27 de diciembre de 2014

La Vanguardia, Edición del miércoles, 14 diciembre 1927, página 26

Por los Ferrocarriles de Cataluña llegaron unos ochenta alumnos de la Facultad de Medicina y Farmacia de Barcelona, acompañados del catedrático de Higiene doctor Salvat Navarro.

En la estación les aguardaban el concejal don Manuel Coll en representación del Ayuntamiento, el subdelegado de medicina don José Sala Dinarés, el director del Laboratorio municipal, jefe de desinfecciones señor Bricfeus y demás personal de los servicios de higiene.

En varios autos se trasladaron a la Colonia Social de Torre-Bonica, donde se halla instalado el Sanatorio Antituberculoso. Después de recorrer todas las salas y dependencias, el doctor Xalabarder director del citado establecimiento, dio una notable conferencia, explicando los métodos de curación que se siguen en dicho Sanatorio v los resultados obtenidos. Después regresaron a esta ciudad, visitando el parque municipal de desinfección, recibiéndoles el alcalde don José Ullés quien, en un hermoso discurso dio la bienvenida al doctor Salvat Navarro y a sus acompañantes, contestándole el docto catedrático, dándole las gracias por la afectuosa acogida que la ciudad de Tarrasa les había dispensado y encomiando la instalación tan notable que acaban de mostrarles.

Al mediodía comieron en el hotel de España y después visitaron el Hospital, Asilo Busquets, Mina pública de aguas y por fin la clínica del Seguro Tarrasense.

El doctor Salvat Navarro estampó en el libro de Honor las siguientes líneas: «En representación del curso de Higiene de 1927-28 de la Universidad de Barcelona, integrado por los señores alumnos distinguidos de las Facultades de Farmacia y Medicina, tengo el honor de hacer constar mi profundo agradecimiento por la lección insigne de las instituciones higiénico-sociales recibida de este benemérita casa, honra patricia de Tarrasa y espejo para quienes laboran por la regeneración verdadera de España.— Profesor doctor Antonio Salvat».

Regresaron a esa a las siete de la tarde, manifestando antes de partir el doctor Salvat lo bien atendidos que en Tarrasa se encuentran los servicios de higiene.

— Sala