lunes, 24 de octubre de 2016

La Vanguardia, Edición del martes, 10 mayo 1932, página 11

Robo audaz

Comunican de Tarrasa que el domingo por la tarde, dos individuos desconocidos penetraron en el domicilio de don Casimiro Boada, sito en la calle Baldrich 37, en ocasión de hallarse sola la esposa de aquel, a la que amordazaron, apoderándose de 540 pesetas que se hallaban guardadas en un armario, dándose seguidamente a la fuga.

Al darse cuenta los vecinos de lo que había ocurrido, acudieron a prestar auxilio a la esposa del señor Boada, que se hallaba afectada de fuerte excitación nerviosa. Según manifestó, no conocía a los atracadores, recordando tan solo que uno era alto y delgado y el otro bajo y grueso. Ambos hablaban en catalán.