lunes, 31 de octubre de 2016

La Vanguardia, Edición del martes, 31 mayo 1932, página 6

En Tarrasa

Aunque durante estos días se habían hecho numerosos augurios sobre la jornada revolucionaria, ésta transcurrió en completa tranquilidad, no registrándose ningún incidente desagradable.

A las once y media, en la Rambla de Egara, un grupo intentó formar una manifestación que se disolvió después del primer toque de atención dado por la guardia civil.

La policía, ayudada por la guardia civil, practicó algunos registros domiciliarios que no dieron resultado.

En el Ayuntamiento estuvieron reunidos durante casi todo el día el alcalde y los concejales representantes de las diversas fracciones que componen el Municipio, por si las circunstancias requerían se tomase alguna disposición, lo cual, como hemos dicho más arriba, no fue necesario.

Ayer mañana todos los obreros entraron al trabajo, siendo completa la normalidad.