sábado, 21 de diciembre de 2013

La Vanguardia, Edición del miércoles, 22 octubre 1924, página 18

Notas regionales

TARRASA

Celebróse en el Sanatorio de Tarrasa, organismo social de la Caja de Pensiones para la Vejez y de Ahorros, la bendición de una nueva campana, apadrinándola el director general señor Moragas y Barret y la reverenda madre superiora de la comunidad de religiosas que tiene a su cargo los servicios del establecimiento. Después de dicha solemnidad, procedióse a visitar el nuevo pabellón destinado a la infancia, que posee espléndidas galerías para cura de descanso y una instalación higiénica modernísima. Próximamente se inaugurará en el pabellón de adultos una sección de habitaciones individuales, para la ampliación de la obra social antituberculosa que realiza la Caja de Pensiones.

El domingo, a las siete y media de la mañana, en la iglesia del Espíritu Santo, de Tarrasa, dijo una misa de comunión general el cardenal arzobispo de Toledo, doctor Reig Casanova.

Desde mucho antes de la hora señalada, el templo parroquial estaba completamente abarrotado de fieles, lo mismo que la plaza Mayor que da acceso a la misma. Cuando llegó el arzobispo acompañado de don Alfonso Sala y de su familiar, fue recibido por la muchedumbre congregada en dicha plaza con demostraciones de cariño y entusiasmo, con aplausos y vivas al cardenal Reig y a España. En el vestíbulo de la iglesia fue recibido por el prior, la comunidad del Espíritu Santo y la Junta de Obra.

Terminada la misa, en la que comulgaron con fervoroso recogimiento más de mil fieles, y en la que el cardenal Reig pronunció una elocuente y sentida plática, se trasladó a la casa prioral, donde se desayunó.

A la salida revistó a los exploradores que se hallaban formados acompañados de la Junta Protectora de Damas, felicitándoles por la devoción con que habían asistido a la misa y alentándoles a proseguir en la obra emprendida, que tiene que redundar indefectiblemente en bien de su ciudadanía, haciéndoles hombres dignos de mañana y de España, a la que en todo momento deben defender si quieren hacerse dignos del dictado de patriotas.

Después, acompañado de don Alfonso Sala, autoridades y diputados del distrito, visitó el Asilo Busquets, hospital y la cárcel del partido donde fue recibido por las juntas administradoras de dichos benéficos establecimientos y del director de la cárcel. Seguidamente recorrió las dependencias, saliendo complacidísimo de la visita.

Al mediodía, en la morada del presidente de la Mancomunidad, fue obsequiado el doctor Reig con un almuerzo, al que asistieron, además de la familia del señor Sala, las autoridades todas de Tarrasa.

A las cuatro de la tarde, acompañado del señor Sala, de su familiar señor Vilaplana y del secretario particular del presidente de la Mancomunidad señor Ventalló, regresó a Barcelona, donde después de visitar al señor obispo, cumplimentó a las autoridades. También estuvo en la iglesia parroquial de San José Oriol, cuya primera piedra bendijo y colocó el 27 de junio de 1917. Fue recibido por el cura párroco doctor Icart, clero parroquial y numerosos fieles visitando, después de orar breves momentos, las obras de aquel templo.
Pasó después al despacho rectoral, en donde se guardan cinco grandes imágenes destinadas al templo, cuya visión aumentó, si cabe, la agradable impresión que la visita había producido en el ánimo de Su Eminencia


Al despedirse del clero y multitud de devotos que se habían congregado, prometió el señor cardenal que con gusto asistirá a la solemnísima inauguración del templo y que rogaría a San José Oriol que bendiga plenamente a cuantos contribuyesen con sus donativos a realizar el último esfuerzo. Los fieles le dedicaron una cariñosa despedida.