viernes, 3 de abril de 2015

La Vanguardia, Edición del martes, 21 agosto 1928, página 19

MATADEPERA

La próxima fiesta mayor promete resultar animadísima, atendiendo el programa tan variado como atrayente de festejos. He aquí el programa:

Día 25.—Diana y reparto de limosnas a los pobres de la localidad. A las diez, oficio solemne con asistencia de las autoridades, y al salir, baile vermut, siendo obsequiadas las señoritas con artísticos juguetes. A las cuatro de la tarde, cucañas y corrida de sacos. A las seis, bailes de sociedad en el local Trapet y Casino Mataperenc, amenizados por las orquestas La Ibérica, de esa capital y Catalonia, antigua de Granollers, respectivamente. A las siete y media de la tarde, procesión que recorrerá las principales calles de la localidad, con asistencia de las autoridades y ambas orquestas. A las once, serenatas frente a las Casas Consistoriales y bailes hasta la madrugada en las dos sociedades.

Día 26.—A las siete, corrida de bicicletas, para la cual se cuenta con valiosos regalos. A las once, oficio con asistencia de las autoridades. A las doce, baile vermut y concierto. A las cinco, disparo de tracas en el paseo Arnau. A las seis, bailes en distintas sociedades. A las diez, disparo de un magnífico castillo de fuegos. A las once, serenatas en la plaza de Zamenoff en obsequio a la colonia veraniega, y seguidamente bailes de gala en los mismos locales.

Día 27.—Tradicional merienda campestre en la Font de Can Sola del Recó, y después baile de tres horas, que constituye el clou de la fiesta.

Con el drama «L'hereu escampa» tuvo lugar el día de la Asunción la inauguración del reconstruido teatro del Casino Mataperenc, con un decorado exprofeso pintado por el artista señor Grau. Presentaba el local un deslumbrante aspecto, lleno como pocas veces se ha visto. Salió el conjunto de la representación de dicho drama, admirable, magistral, así como el recitado que de los fragmentos del «Ferrer de Tall». dijo el señor Bruguera.

A los setenta y tres años de edad ha fallecido doña Magdalena Margarit Ros, viuda de Mas. Las simpatías que en ésta goza dicha familia, fue prueba elocuente el acto de acompañar el cadáver a su última, morada.

Reiteramos el pésame a la familia Mas Margarit. deseándoles cristiana resignación para sobrellevar tan irreparable pérdida.

—Corresponsal.