miércoles, 19 de agosto de 2015

La Vanguardia, Edición del jueves, 21 noviembre 1929, página 29

A las siete y media de la tarde del lunes penetraron ladrones en la panadería establecida en la calle Topete número 101, en ocasión que se hallaba sola la dueña, doña Josefa Armengol Guix, de 50 años, viuda.

El ladrón - que se supone era solo uno - apagó la luz de la cocina, donde se hallaba la dueña, y agredió a ésta por la espalda, golpeándole la cabeza con una herramienta produciéndole varias heridas, arrastrándola luego a otra habitación y echándole encima dos sacos de avena , y dedicándose entonces el ladrón a descerrajar el cajón del mostrador, en el que había unas seis pesetas, que dejó intactas y varios cajones de la cómoda y armarios.

La agredida, pasados los primeros momentos de atontamiento que le produjeron los golpes, pudo desasirse de los sacos de avena que tenía encima y salir a la calle en demanda de auxilio, acudiendo varios vecinos, la guardia municipal, policía y algunos números de la benemérita, practicando un detenido conocimiento sin otro resultado que el notar se había llevado unas doscientas pesetas en plata, no llevándose mayor cantidad de dinero que estaba guardado en una cómoda y en un armario, seguramente por la precipitación con que se dió a la fuga el ladrón al oir los gritos de socorro que daba la dueña de la casa.

En el Paseo del Conde de Egara se está celebrando la tradicional feria llamada de invierno, con mucha animación, siendo en gran número las transacciones verificadas; no así resultó el mercado de cerdos destinados al engorde que se celebró el domingo por la mañana, concurriendo más de veinte camiones; esperaban sus dueños que cesara de llover para ofrecer su mercancía que como consecuencia del tiempo se cotizó a la baja.

Ha terminado el novenario que, dedicado a las almas del purgatorio, se venia celebrando en nuestra arciprestal del Santo Espíritu, siendo muy elogiados los sermones que durante el mismo predicó el padre Ricardo de Olot.

Por la tarde salió del templo la devota procesión que con motivo del Jubileo sacerdotal de S,S. Pío XI se organizó, a fin de lucrar las indulgencias del mismo, visitando las iglesias ordenadas.

Durante el trayecto se cantaron piadosos cánticos; a pesar de lo inseguro del tiempo resultó lucidísima.

Han sido devistados por su jefe señor Carramiñana los treinta y tres vigilantes nocturnos, que lucían sus nuevos capotes de invierno, de adornos azules, que resultan muy severos; con dicho motivo el celoso funcionario recomendó a sus subordinados el más exacto cumplimiento de todo lo referente a policía de seguridad, orden y moralidad.



— Corresponsal.