jueves, 10 de julio de 2014

La Vanguardia, Edición del domingo, 05 septiembre 1926, página 22

MATADEPERA

También esta localidad forma parte del concurso de pueblos anegados por los recientes temporales, sí bien por fortuna no ha ocasionado desgracia personal alguna.

La riera de las Arenas, desde más de veinte años, no había bajado con tan crecido caudal pues si bien hace siete años bajó, no fue en la proporción de ahora. Dada la situación topográfica del término y el punto en que se halla situada la población es más que difícil que las tormentas puedan afectar al caserío, ya que las aguas con facilidad discurren a la riera y torrentes, dejando a las viviendas indemnes.

Ha sido fijada la placa que da el nombre de Pasaje del Reloj a la que sustituye el tan antiestético callejón conocido por el Curraló. Deriva el nombre que le ha sido designado, por hallarse frente dicho Pasaje un reloj de sol, que data desde más de un siglo, que por su estructura y originalidad merece su reivindicación, a cuyo fin se tiene en proyecto restaurarlo y repintarlo a fin de que destaque bien el horario y sirva de ornato a tan frecuentada vía.

Transcurrieron los días de fiesta mayor con la brillantez y alegría acostumbrada, sin que se registrara el menor incidente, viéndose los bailes abarrotados de forasteros.

La carrera ciclista fue uno de los números del programa que llamó más la atención, siendo otorgado el primer premio al corredor don Juan Busquets, que montaba una máquina de la marca Piñol, llegando a la meta con tres minutos de ventaja a los demás. Los premios fueron entregados a los corredores por el señor alcalde, que presidía el acto en el sitio fijado que servía de meta, siendo presenciado por numeroso público.

Se produjeron protestas y reclamaciones por un corredor local, porque retrasó unos momentos la salida. Sin embarco, fueron solventados los incidentes amigablemente, con esperanzas de ver reproducida la carrera el año próximo.


—El Corresponsal.