viernes, 18 de julio de 2014

La Vanguardia, Edición del viernes, 24 septiembre 1926, página 10

MATADEPERA

Con una solemnidad jamás vista ha sido celebrada en esta localidad la «Diada d'afirmació católica», organizada por la Congregación mariana y la Liga de Perseverancia de la ciudad de Tarrasa.

Muy de madrugada empezaron a afluir atestados de viajeros de las poblaciones vecinas autos y camiones en los que se veían hermosas caras bonitas, campeando el elemento joven que, risueño, entonando el Virolai, quería tomar parte efusiva en la fiesta.

A las ocho de la mañana era casi imposible dar un paso por el centro de la localidad, con el bullicio y jolgorio acostumbrado, hasta que la campana de la iglesia anunció el comienzo de la misa, la que fue cantada por la Schola Cantorum de Tarrasa, habiendo tomado la Sagrada forma más de seiscientos fieles.

Después los feligreses se dispersaron por los alrededores de la localidad, celebrando su opíparo almuerzo que previamente llevaban a propósito, esperando la hora del oficio, al que también concurrieron los congregantes antes dichos.

Dióse a las once una audición de sardanas en la plaza pública, tocándose la conocida «Cant de amor i de guerra» y «La gallina enamorada», que fueron punteadas por numerosos danzantes.

Por el doctor Homs, de Tarrasa, fueron dadas amplias explicaciones relativas a Tierra Santa, con escogidas y bien dispuestas proyecciones que fueron muy celebradas por la concurrencia que llenaba de bote en bote el local de la casa Trapet.

A las cuatro de la tarde, salió la procesión, que recorrió las principales calles en la que tornaron parte las Congregaciones Marianas, Liga de Perseverancia, las Hijas de Teresa y de María y la Schola Cantorum de Tarrasa, rezándose el Santo Rosario durante el curso de la procesión, habiendo asistido las Asociaciones con sus respectivos estandartes y bandera. La colonia veraniega también puso de su parte el mayor de sus entusiasmos, concurriendo a todos los actos celebrados, así como la asistencia de las autoridades, así civiles como militares, que contribuyeron con su presencia a dar más realce a la fiesta.

Acabada la procesión, se dio un mitin en el local Casino Mataperench, en el que tomaron parte los oradores Puig J. y F. Badía, por los perseverantes de Tarrasa y don Narciso Ventalló, abogado y teniente, alcalde de Tarrasa, cerrando los discursos el reverendo cura párroco de Matadepera.

Los oradores, en resumen, atacaron duramente a los blasfemos, a las mujeres que visten de manera descocada e impúdicamente y recomendaron la perseverancia en los ideales católicos con f y ardor, por ser el sostén de la patria y el bienestar, ciudadanos.

Fueron muy aplaudidos.

Y así terminó la fiesta, de la cual pueden estar orgullosos sus organizadores, pues a bien seguro culminó con creces a lo que tenían proyectado, pues se calcula concurrieron al pueblo de Matadepera en el domingo último seis mil personas y no se registró el más mínimo incidente que malograra la fiesta, siendo de alabar la manera con que fue distribuida la gente para obtener un rápido y feliz retorno a sus hogares pues los propietarios de autómnibus Sportiva Sabadellense, pusieron a contribución todo su empleo para lograr su objetivo de una manera bien y rápida.

En la tarde del domingo fue conducido a su última morada el cadáver del ex concejal de este ayuntamiento don Juan Riba Lleonart, padre amantísimo de nuestro querido amigo don Narciso Riba Arnau.

El triste acto constituyó una gran manifestación de duelo, en la que se evidenciaron el aprecio y la consideración en que se tenía al finado y las innúmeros simpatías con que cuentan sus familiares.

A la apreciable familia del finado, en particular a los hijos don Narciso y Ángel, renovamos la expresión de nuestro más sentido pésame por la inmensa desgracia, que les aflige.

—Corresponsal.