viernes, 24 de julio de 2015

La Vanguardia, Edición del jueves, 05 septiembre 1929, página 7

Visita a Tarrasa

Invitados por el Instituto Industrial de Tarrasa, ayer tarde se trasladaron a la vecina ciudad 600 individuos del Congreso Nacional de Trajes.

Llegaron a las seis y fueron recibidos en la estación por el teniente de alcalde señor Domingo, en representación del Ayuntamiento; la Junta en pleno del Instituto Industrial y otras personalidades.

Hechas las presentaciones, los excursionistas visitaron la Escuela Industrial, llamándoles poderosamente la atención los laboratorios de tejidos, química y mecánica, los talleres de forja, modelado y escultura, los estudios de fotomicrografía de las fibras textiles y otras dependencias del establecimiento, que por su importancia merece figurar entre los mejores de su clase.

Luego visitaron los congresistas sastres la fábrica de los señores Aymerich y Amat, en una de cuyas inmensas naves pudieron admirar la transformación que sufre la lana hasta convertirse en tela, la cual a su vez fué allí mismo empaquetada como si se enviara a la estación para ser dirigida a los centros de consumo.

Algunos congresistas pidieron detalles de la fabricación, demostrando sus conocimientos en tejidos y felicitaron calurosamente a los obreros.

Desde dicha fábrica los sastres fueron acompañados al almacén del señor Freixa, donde pudieron admirar todas las novedades de la temporada y la perfección y adelanto de la industria de Tarrasa.

En el «buffet» de la casa Freixa se sirvieron emparedados, «cock-tails» y champaña.

El presidente del Congreso, señor Puigvert, dijo que lamentaba que la falta de tiempo les impidiese visitar otras fábricas, donde los congresistas forasteros se hubieran convencido de la potencialidad de la industria textil de Tarrasa.

El presidente de La Alianza de Patronos Sastres de Madrid hizo un brillante discurso, defendiendo la necesidad de que se supriman las compras al extranjero, pues los tejidos nacionales competían con creces con las marcas más famosas de la producción mundial.

El vicepresidente de la misma Asociación madrileña, dió las gracias a las autoridades y a la ciudad de Tarrasa por la cariñosa acogida que les habían dispensado, demostrándose una vez más que Cataluña y las demás regiones españolas viven unidas para trabajar por el engrandecimiento de España.

Por último el teniente de alcalde señor Domingo, en nombre de la ciudad de Tarrasa agradeció los elogios que le habían dirigido, añadiendo que consideraba la visita como un timbre de honor para su industria. Terminó haciendo votos por el éxito del Congreso Nacional de Sastrería.

Terminado el acto los excursionistas regresaron a Barcelona, siendo despedidos con gran entusiasmo.