sábado, 25 de julio de 2015

La Vanguardia, Edición del sábado, 07 septiembre 1929, página 27

MATADEPERA

Han transcurrido los tres días de fiesta mayor, sin el más pequeño incidente y si bien el programa de festejos era atrayente y variado, jamás podía esperarse que alcanzara la asistencia de forasteros en tan grandes proporciones.

Iba desarrollándose el programa con toda su integridad y paulatinamente engrosaba la multitud ofreciendo los paseos, calles y alamedas el más esplendoroso efecto, y así vemos el templo parroquial durante el oficio del domingo como los concurrentes debían llevarse de su domicilio la silla si querían sentarse, hallándose repleto el templo, los conciertos y serenatas al aire libre animadísimos, los bailes en su infinidad de parejas constituyeron un hormiguero humano que danzaba y flirteaba al ritmo de escogidos bailables y la función teatral en el Casino de Matadepera un exitazo rotundo, todo lo cual bien vale una efusiva felicitación para nuestros ediles que tan bien supieron armonizar el programa y a las empresas de autómnibus que, solícitas coadyuvaron a la brillantez de la fiesta.

Ha dejado de prestar el servicio de transporte de pasajeros la empresa «Villarubias» desde Sabadell a ésta y viceversa, debido al escaso pasaje que observaba diariamente. Tan solo en lo sucesivo, prestará servicio los domingos y días festivos, con el siguiente horario: Salida de Sabadell, plaza del Ángel, a las 5, a las 15 y a las 20 horas y de Matadepera a las 5.30 a las 15.30 y a las 20.30 horas, con el fin de facilitar mayor concurrencia y pasaje a los aficionados a la caza y buscadores de setas.

Se encuentra enferma de algún cuidado en esta localidad doña Eudovigis Rosas Saladrigas, viuda de don Wenceslao Cuadall Mateu, propietaria de la finca «Can Vinyés» de éste término municipal, a la cual deseamos un pronto y eficaz remedio a su dolencia.

— C.