miércoles, 22 de julio de 2015

La Vanguardia, Edición del jueves, 29 agosto 1929, página 17

MATADEPERA

En el día 23 del actual, a las cinco de la tarde, ocurrió en el pozo que posee don José María Blanc Romeu, en la propiedad de «Can Torrella», de este término municipal, un accidente desgraciado del que fue víctima un obrero de los que en dicho pozo trabajaban.

Atareados los obreros Florencio Guiló Villaró y Juan Sanclimens en prolongar un tubo de los que existían en el pozo para extraer el agua, tuvieron necesidad de salirlo fuera del pozo. Por su longitud, hubo que pasarlo por un agujero de los dos que existían en la solera de la caseta y se puso en contacto con la línea de alta tensión que cruza la caseta, produciendo una sacudida tan fuerte que ocasionó la muerte instantáneamente del obrero Guiló y quemaduras al otro obrero Sanclimens. A pesar de los auxilios prestados por el compañero de trabajo y propietaria y sirvientas del señor Blanco, todo fué en vano. Se dió cuenta del hecho al Juzgado, que se personó inmediatamente en el lugar del suceso.

El domingo se efectuó el entierro del malogrado obrero, que en aras del deber y en plena juventud deja en el mayor de los desconsuelos a su esposa, dos hijos y demás familia, a las que acompañamos en su justo dolor, deseándoles cristiana resignación.

Promete constituir un verdadero éxito la función proyectada en el Casino de esta población los días de la fiesta mayor, con «La Marcha de Cádiz» y «La alegría de la Huerta».

— Corresponsal.