martes, 12 de mayo de 2015

La Vanguardia, Edición del sábado, 29 diciembre 1928, página 22

Al divulgarse en esta ciudad la noticia de haber sido nombrado padre rector del colegio de la orden calasancia de Sarriá el actual rector del Real Colegio de las Escuelas Pías de esta ciudad, reverendo don Adolfo Roger Sch. P. produjo en sus numerosas amistades mucho contento por el ascenso que representa en su carrera eclesiástica, pero al mismo tiempo causó pesar por la ausencia de tan estimada personalidad ya que durante los quince años que ha permanecido en Tarrasa ha realizado una labor fecunda desde la cátedra, desde el púlpito y en particular al frente del pupilaje, verdadero centro de juventud cristiana y, por fin, desde el rectorado con su actividad y don de gentes ha sabido labrarse un verdadero prestigio.

Ha sido nombrado rector del Real Colegio de las Escuelas Pias de esta ciudad, el reverendo padre José M. Sirés.

S. M. el Rey se ha dignado disponer que sean libradas a favor de nuestro Ayuntamiento la cantidad de 99.860'15 pesetas para subvencionar la construcción del pabellón-enfermería que va a levantarse en las inmediaciones del hospital.

Ha sido puesto en libertad José Arán Escolá el cuál fue detenido como presunto autor del asesinato del tendero Camilo Doménech, ocurrido en la calle Mayor de esta ciudad.

Con motivo de las Navidades los obreros de la fábrica de don Miguel Marcet Poal, hicieron entrega a la superiora del Asilo Busquets un donativo de 629'25 pesetas para el sostenimiento de tan benéfico establecimiento.

Ha recibido el Santo Viático el conocido cajero del Banco Comercial de Tarrasa don Pedro Roumens, quien se encuentra enfermo de bastante gravedad.

Ha sido trasladado por ascenso a Gerona, el administrador de telégrafos de esta ciudad, don Cándido Serrano .

El día de la festividad de San Esteban se celebró la clausura de la exposición de pinturas que don Juan Duch tenía abierta en el .«Salón Estruch».

En una batida que se dió en la montaña de San Lorenzo de Munt, los Señores José Basch y don Juan Puig, lograron dar muerte a dos jabalíes de mediano tamaño.

Hace un tiempo espléndido.

—Sala.